Los comerciantes de la calle Real piden soluciones ante la fuga de grandes establecimientos

Varias personas caminan por delante del ya cerrado Pull & Bear | quintana
|

Los comerciantes de la Zona Comercial Obelisco demandan soluciones ante la fuga de grandes tiendas de la zona. La última en abandonarla ha sido el Pull & Bear ubicado en el edificio del antiguo Cine París, que cerró sus puertas este viernes tras haberse conocido la noticia de su marcha hace casi dos meses.


La asociación de comerciantes teme lo que ya ocurrió en Torreiro, donde antes había un Lefties y un Bershka, o Stradivarius, que se encontraba en la calle de Bailén: que la zona pase de ser un centro de reunión a no ser transitada. “Si no están estas tiendas, la gente no viene a comprar el centro, sobre todo en estos momentos cuando estas marcas están impulsando más el comercio online y apuestan por digitalizar”, asegura el presidente de la Zona Comercial Obelisco, Javier Mosquera.


Todavía es pronto para saber cómo reaccionará el comercio del centro a la marcha de esta tienda de Inditex, la última que quedaba en la calle Real. “Lo que ya está claro es que es una pérdida más y sigue todo igual que cuando pasó lo de la calle de Torreiro”, indica, a la vez que menciona la peatonalización de rúa Nueva como una “barrera” para el comercio del centro. “No nos ha facilitado nada este corte, más bien lo contrario. Nos quedamos mucho más aislados desde la plaza de Pontevedra hasta aquí”, sostiene Mosquera.


Falta de soluciones

A la hora de buscar o pensar alternativas para que las tiendas no se marchen y haya más interés por parte de futuras cadenas, el presidente de los comerciantes pide, simplemente, que no se pongan “más trabas”.

“No vemos soluciones. El transporte público sigue igual, no hay más aparcamientos y cada vez es más complicado para la gente del área metropolitana acudir al centro”, indica. Todo ello provoca que “no haya facilidades para acudir a la zona y el comercio de aquí no solo puede vivir de los propios vecinos”, considera Mosquera.


Cuando Inditex dio a conocer el cierre de la tienda, el representante de la Zona Comercial Obelisco puso el foco en la cantidad de bajos vacíos en la calle Real, que llegó a ser la milla de oro coruñesa. “Hoy en día hay 22 o 23 bajos comerciales vacíos. Hace ocho o diez años era algo impensable”. Para poner freno a los cierres, Mosquera apunta a la reducción de las rentas a la hora de arrendar un local.

Los comerciantes de la calle Real piden soluciones ante la fuga de grandes establecimientos