Comienzo con incógnitas

Borja Jiménez, durante el primer día de pruebas médicas a las que fueron sometidos los jugadores blanquiazules, antes del inicio de la pretemporada | rcd
|

El Deportivo inicia este lunes la pretemporada en el campo en las instalaciones de Abegondo, de un curso que no comenzará hasta finales de agosto y lo hace con la certidumbre de que tendrá que acogerse a un ERE, pero con varias incógnitas aún encima de la mesa.


El expediente de regulación de empleo al que será sometido el club es algo que adelantó el diario As y que pudo corroborar este diario y que no afectará a los nueve fichajes incorporados, ni impedirá que se puedan seguir acometiendo nuevas incorporaciones.


Proceso largo

Un ERE no deja de ser una suspensión o despido de parte de una plantilla y que trata de combinar las necesidades de reestructuración de la empresa en crisis con las necesidades sociales de su plantilla.


Los ERE se tramitan en tres fases y esto implicará que el club pase parte del verano inmerso en este proceso.


Tres fases

La primera de las fases, la de consultas, es en la que el Deportivo está actualmente inmerso. Ésta se puede prolongar quince días y es donde se inician las negociaciones.


Una segunda, la de autorización administrativa, que consiste en recabar la autorización de la autoridad laboral, que vigilará la tramitación del expediente. La tercera, la de resolución, si el ERE cumple los requisitos exigidos, la autoridad laboral dará el visto bueno y se procederá a la impugnación o los despidos individuales. En el caso de que ambas partes, empresa y trabajadores, agotasen el tiempo máximo podría el proceso retrasarse un mes más y entrarían en juego otros actores, como la Xunta de Galicia.


Un tema no menor en el inicio de una pretemporada en la que el Deportivo tiene otros frentes abiertos. Uno de los fundamentales es el inicio de la campaña de abonos, que a día de hoy no ha comunicado.

Con la posibilidad, siempre y cuando que la situación epidemiológica lo permita, de que regrese el público de forma recurrente a los estadios, los nuevos carnés y altas supondrán para el club una importante inyección económica.


La cuestión está en cuál será la fórmula empleada por el Deportivo, después de que la temporada pasada pusiese un precio de 50 euros para los abonos. Una cuantía que obviamente será mayor este curso, pero que se verá condicionada por el aforo que se permita en los campos.


Otra de las cuestiones que queda por desvelar es el aspecto de las nuevas camisetas, que aún no se ha confirmado,


Tras firmar un acuerdo con Kappa hasta el 2026, el Deportivo tiene pendiente mostrar su nueva piel en un comienzo lleno de incógnitas.


El club trabaja en buscar acomodo a aquellos miembros de la plantilla con fichas más altas

Una de las cuestiones que preocupa en el Deportivo, y muy relacionado con el ajuste económico, es el de dar salida a aquellos futbolistas con fichas más elevadas. Es el caso de jugadores como Uche Agbo, Claudio Beavue, Fede Cartabia o Celso Borges.


El equipo quiere desprenderse de futbolistas con fichas inasumibles un año más en Segunda B, mientras que termina de configurar un plantel con las máximas garantías y con jugadores conocedores de la categoría.


Hasta nueve jugadores ha incorporado ya el club, que aún sigue peinando el mercado.


Una de las posiciones a cubrir será la del lateral derecho, tras la marcha de Eneko Bóveda y la momentánea baja de Jorge Valín, operado de las caderas, y en proceso de readaptación, según confirmó Carlos Lariño.

Comienzo con incógnitas