El repunte de contagios cierra la puerta al público

El cierre del acceso al Estadio Nacional a causa de los preparativos para la ceremonia de apertura se hará extensivo a los aficionados | rodrigo reyes marín
|

Los organizadores de los Juegos Olímpicos de Tokio decidieron celebrar el evento sin público en las gradas debido al repunte de contagios en la capital, y dando marcha atrás a la medida anunciada hace dos semanas de contar con hasta 10.000 espectadores en los recintos deportivos.


Las ministra nipona a cargo de los Juegos, Tamayo Marukawa, anunció esta restricción sin precedentes en una cita olímpica tras la reunión celebrada ayer entre la organización y representantes de los comités olímpico y paralímpico internacionales.


La decisión de cerrar la puerta a la presencia de espectadores en Tokio 2020 se tomó poco después de que el primer ministro nipón, Yoshihide Suga, anunciara la aplicación de un nuevo estado de emergencia sanitaria a causa de la Covid-19 en la capital, que coincidirá con la celebración de los Juegos.


La responsable del comité organizador, Seiko Hashimoto, afirmó durante la reunión que para prevenir una expansión de los contagios “es necesario enviar un mensaje fuerte y claro”, y señaló que los responsables del evento debían “tomar una decisión difícil”.


El presidente del COI, Thomas Bach, dijo por su parte que los organizadores “han mostrado responsabilidad desde el día en que los Juegos fueron pospuestos”, y afirmó que apoyaría “cualquier medida que sea necesaria para celebrar unos Juegos Olímpicos y Paralímpicos seguros para el pueblo japonés y todos los participantes”.


Bach participó en la reunión de forma telemática tras llegar a ala capital nipona ayer mismo, y mientras observa una cuarentena de tres días en su hotel durante antes de asistir a la recta final de los preparativos para los Juegos, cuya inauguración está prevista el próximo día 23.


Marcha atrás

El pasado 21 de junio, los organizadores anunciaron que los Juegos iban a celebrarse con un máximo de 10.000 espectadores en las gradas, aunque subrayaron que se reservaban la opción de decretar que las competiciones fueran a puerta cerrada en caso de repuntes de contagios.


Aquella medida iba en contra de las recomendaciones de los expertos, que advirtieron de que el movimiento de personas que acarrearán los JJOO combinado con la circulación de nuevas variantes del virus supondría un riesgo excesivo, por lo que recomendaron la celebración del evento sin público.

La decisión definitiva afecta a Tokio y a otras tres prefecturas colindantes que acogerán el grueso de las competiciones, además de Hokkaido (norte), aunque según dijo Tamayo Marukawa podría permitirse la entrada de público en otras sedes como Shizuoka, Fukushima y Miyagi, que acogerán deportes como el ciclismo, el béisbol o el fútbol, pero es una posibilidad que se antoja bastante complicada.


Los miembros del comité organizador, que también decidieron hace meses vetar la entrada al país de visitantes de fuera del país nipón durante los Juegos, tenían previsto ingresar unos 800 millones de dólares (670 millones de euros) a partir de la venta de entradas.

El repunte de contagios cierra la puerta al público