Los varaderos de Oza volverán a prestar servicio a la flota coruñesa

Un buque hace uso de los varaderos de Oza
|

La Autoridad Portuaria de A Coruña anunciaba ayer la reactivación de los varaderos de Oza, para que vuelvan a prestar servicio a la flota pesquera coruñesa.


Con anterioridad, estas instalaciones estaban gestionadas por Varaderos Lazareto, pero ahora se acaba de otorgar una autorización provisional a una UTE conformada por dos empresas.


Los varaderos se encuentran en la propia dársena de Oza y su fin es poder ofrecer servicios de reparación, pintado, así como otros trabajos de mantenimiento a los buques del puerto herculino.


Por lo tanto, y de manera provisional, la actividad de estas instalaciones la llevará a cabo la UTE conformada por Talleres Anvala y Astillero Bláscar A Graña, empresas ya asentadas y reconocidas en el sector.


Ambas están ya ofreciendo servicio en Oza y lo podrán seguir haciendo durante un año, cuando expira la vigencia de la autorización provisional.


Mientras tanto, antes de que acabe este año de vigencia, la Autoridad Portuaria coruñesa espera sacar a concurso público la adjudicación de estas instalaciones durante un periodo mayor de tiempo, con el objetivo de que la empresa adjudicataria pueda ofrecer los servicios y trabajar con mayor previsión, al tiempo que se completen las instalaciones y se modernicen, para que sean más punteras y puedan ofrecer mejores servicios.


El varadero de Oza había dejado de prestar servicio hace, aproximadamente, algo más de un año, debido a problemas con la anterior adjudicación.


Green Port

Por otro lado, el presidente de la Autoridad Portuaria, Martín Fernández Prado, destacaba ayer la vocación del puerto herculino para tratar de convertirse en una “palanca para la transición energética y la descarbonización de todo su entorno industrial”.


Fernández Prado mostró su satisfacción con el ritmo que está alcanzando el proyecto Green Port, que pretende ser catalizador para alcanzar la autosuficiencia energética, no solo del puerto, sino del tejido industrial que se quiera unir a las iniciativas de este proyecto.


“Green Port está empezando a dar sus frutos, con doce grandes empresas que podrían haber elegido cualquier otro puerto para desarrollar sus proyectos en nuevas energías, en algunos casos vinculados a los fondos Next Generation, pero se han decantado por Langosteira”, apelaba el presidente del Puerto.

La superficie logística, los calados de más de 20 metros, el viento o la posibilidad de evacuación a Sabón, resultaron definitivas para la participación de empresas como Inditex o Enerfín.

Los varaderos de Oza volverán a prestar servicio a la flota coruñesa