Una solución que puede ser la peor

El hotel mallorquín del covid | EFE
|

Como era de suponer, un juzgado ha tumbado el confinamiento de los estudiantes que no hayan dado positivo en el megabrote de Mallorca. Es lo que pasa cuando tenemos un Gobierno que en lugar de hacer los deberes y promulgar una ley que permita restringir los derechos fundamentales en caso de emergencia sanitaria, se encomendó a la tutela del Supremo. Sin embargo, la noticia de la “liberación” de los jóvenes no tiene porque ser necesariamente positiva. Lejos de ello, dos de cada tres estudiantes que llegaron a Galicia el pasado martes desde Mallorca dieron positivo en los test a los que fueron sometidos en el propio aeropuerto. La decisión judicial puede suponer dejar a cientos de positivos que puedan circular libremente. Es posible que, al final, la situación todavía empeore más, pero, la realidad es que la ley está para aplicarla y, en este caso, los magistrados aplican las normas que tienen.

Una solución que puede ser la peor