La Policía Local desalojó la calle San Juan y atendió 150 llamadas en una noche meiga tranquila

Las plazas se limpiaron a primera hora de la mañana | patricia g. fraga
|

La noche de San Juan tiene fama de ser, además de la más breve, una de las más movidas. Sin embargo, la de ayer fue una de las más tranquilas: la centralita de la Policía Local recibió cerca de 150 llamadas, y tuvo que intervenir en varias ocasiones para disolver a las multitudes que se habían congregado en la calle San Juan y la plaza de Azcárraga.


A pesar de que, en teoría, a partir de la una de la madrugada debía haber terminado, estos incidentes se dieron muy tarde: a las 22.20 horas, la Policía Local, tuvo que cortar la calle San Juan al tráfico, ante la gran cantidad de gente allí reunida, pero no fue hasta la una y media que actuaron, y a la s 02.15, la calle estaba vacía.


Más tarde aún, a las 04.15 horas, la Policía acudió a la finca de los Mariño, donde se había reunido un grupo de unos treinta jóvenes dispuestos a celebrar un botellón. También acudieron a la glorieta de Espacio Coruña con el Campus universitario, así como a San Pedro de Visma, donde ardían dos fogatas que fueron apagadas.


Ebriedad

A medida que avanzaba la madrugada, los efectos del alcohol comenzaban a hacerse notar. Solo así se explica que a un puñado de jóvenes se les ocurriera que era una buena idea volcar un turismo estacionado en la calle de Emilia Pardo Bazán, que dejaron descansando sobre un costado.


Bajo techo, también se celebró el San Juan, con 25 llamadas al 092 denunciando fiestas domésticas. Pero a las cuatro de la madrugada, ya no había aglomeraciones, y los servicios de limpieza viaria pudieron comenzar a recoger basura. Se recogieron 230 toneladas, la mayor parte en los contenedores, cuando en un día ordinario suelen rondar las 200 toneladas.


Pelea en Santa Margarita

También hubo otros incidentes, como el de un menor que fue sorprendido al volante. Pero, sin duda, el suceso más grave tuvo lugar en el parque de Santa Margarita pasadas las siete de la madrugada, donde la Policía Local intervino en una pelea a botellazos provocada por un intento frustrado de hurto. Todo acabado con dos detenidos y una joven, de nacionalidad americana, herida.


Cuando llegaron los agentes, las botellas todavía surcaban el aire, y una de ellas le había partido una ceja a la víctima. Tras recabar los testimonios, se determinó que dos sujetos, unos argelinos de 29 y 33 años, se habían acercado a un grupo que estaba de fiesta en una de las mesas del parque. Intentaron robar un bolso de forma disimulada y estalló el enfrentamiento, en el que los ladrones se defendieron a botellazos antes de ser arrestados.

La Policía Local desalojó la calle San Juan y atendió 150 llamadas en una noche meiga tranquila