Los barrios se unen para demandar solución al uso del espacio público

La calle de Ramón Cabanillas, en Os Mallos, que fue peatonalizada por el actual Gobierno local | Patricia G. Fraga
|

O Castrillón, Oza, Os Mallos y Monte Alto son algunas de las zonas que han tomado la iniciativa esta semana para demandar solución al uso del espacio público, marcado, sobre todo, por una gran limitación a la hora de encontrar aparcamiento derivada de las peatonalizaciones que ha puesto en marcha el Gobierno local.

No es, sin embargo, la única cuestión sobre la que alzan la voz los vecinos y comerciantes de estos barrios. La congestión de tráfico, la necesidad de obtener más zonas de carga y descarga y las peticiones de habilitar aparcamientos públicos son otros de los aspectos que trasladan todos ellos al Ayuntamiento. “Para que las mejoras de espacio público y la movilidad comercial en nuestro barrio sean compatibles necesitamos que se habiliten más espacios para aparcamientos, llegando a acuerdos con titulares de espacios pendientes de desarrollar”, afirma Jesús Meizoso, vocal de la Junta Directiva de la Asociación de Comerciantes de Castrillón, Eirís y Monelos (Acocem).


La falta de aparcamiento es el problema que más repiten las asociaciones vecinales


Para que la actividad comercial de su propio barrio y de todos no se vea resentida por las humanizaciones, insta a “crear calles polivalentes, permitiendo el acceso a comerciantes y residentes e incluso el aparcamiento mientras no existan otros espacios”.



Más demandas


Meizoso, en palabras de Acocem, rechaza, además, que hablar de movilidad sea sinónimo de hablar del Ensanche de la ciudad. “Para esa zona ya se ha hecho una propuesta clara desde la FUCC, que es habilitar espacio alternativo en los terrenos portuarios”, reconoce.

El presidente de la FUCC, José Luis Boado, se refirió esta semana a otro barrio que también se ve afectado por la movilidad actual de la ciudad. Se trata de Monte Alto, que “se queda totalmente aislado los fines de semana por el corte al tráfico de San Andrés, ya que Panaderas es una vía que facilita mucho el tránsito de coches”, afirma Boado. El resultado del cierre de San Andrés, indican vecinos de Monte Alto, es “el colapso del Paseo Marítimo”, aunque no se queda ahí la cosa. “Está habiendo especulación en garajes porque no hay sitio para aparcar en el barrio”, añade.

En Oza, los comerciantes tampoco se han quedado en silencio. “Queremos menos cemento y más aparcamiento”, denuncian en sus redes sociales.

Los barrios se unen para demandar solución al uso del espacio público