El trabajo para dejar atrás las secuelas de la lucha con el covid

Ángeles, usuaria de Sinapse, durante su terapia de rehabilitación junto al fisioterapeuta Jorge Juan Ares | Javier Alborés
|

La lucha contra la pandemia está dejando secuelas en el global de la sociedad, pero hay un colectivo que está haciendo un esfuerzo enorme por combatir esas secuelas, como son los pacientes que han tenido que estar hospitalizados durante un largo tiempo. Es el caso de Ángeles, que estuvo ingresada durante un mes en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), además de otras tres semanas en planta y un reingreso posterior. Actualmente acude durante unas tres horas semanales a rehabilitación al centro Sinapse para recuperarse, tanto a nivel muscular como orgánico.

Y es que Ángeles relata que el tiempo en la UCI se pasa completamente inmóvil, “los pulmones dejan de funcionar, entonces solo te funcionan a través de la máquina”. Por tanto, cuando recibió el alta, había perdido masa muscular, así como capacidad respiratoria y de fonación, hasta el punto de que le pronosticaban el uso de una máquina respiratoria para el resto de la vida.



En el centro hacen actividad con el paciente hasta que pueda aparecer un fallo, pero sin buscarlo, trabajando así en porcentajes menores de carga



Pero la rehabilitación ha ido dando sus frutos y ha podido ir dejando a un lado el uso de respiradores externos. Tras el reingreso, lleva dos meses en Sinapse, tiempo en el que nota “mucha mejoría”. “Me he recuperado bastante, para lo que se ve en otra gente”, explica.

“Venía pautada de oxígeno 24 horas al día”, explica el fisioterapeuta Jorge Juan Ares. Ya en la primera semana logró mejorar, pero actualmente no necesita usar respiradores externos, “salvo en algún momento muy puntual de fatiga”.



Poco a poco y sin fatiga


El trabajo de rehabilitación, tal y como explica Ares, es una labor “global” y que se realiza “poco a poco”, sin necesidad de fatigar en exceso a los pacientes. “Necesitamos trabajarlo todo, desde la cabeza hasta los pies”, apunta.

“No te agotas, vas evolucionando poco a poco, tampoco te fuerzas en exceso para agotarte”, explica Ángeles, algo que complementa Ares: “Lo que buscamos es que no haya fatiga, nuestra filosofía es: tienes que llegar a hacer una actividad hasta que empiece a aparecer el fallo, pero no buscar el fallo, quedarnos antes y trabajar en un 60% de esa carga”.



Centro y equipo


Sinapse es un centro que se especializa en el tratamiento de patologías neurodegenerativas y trastornos del neurodesarrollo con un equipo multidisciplinar que en este último año ha trabajado con pacientes covid, tanto para recuperar masa muscular y fuerza perdidas por las largas estancias en cuidados intensivos, así como la recuperación a nivel respiratorio. Ares explica también que se da algún caso de “pérdida de orientación”, en los que hay que trabajar para tratar de que se integren de nuevo “a su vida cotidiana”, después de largo tiempo fuera de ella.


El equipo lo conforman 27 trabajadores que se encargan de las diferentes ramas a tratar: como fisioterapeutas, psicólogos, neuropsicólogos, terapeutas ocupacionales, nutricionistas o logopedas, con las que tratar diversas recuperaciones, como todas las derivadas del covid: recuperación respiratoria, muscular, de movilidad, de fonación e incluso orientativa. Todo ello acompañado de una infraestructura y equipamiento que les ayuda en ese trabajo de evitar fatigar a los pacientes y poder trabajar poco a poco de forma específica.

El trabajo para dejar atrás las secuelas de la lucha con el covid