Salud pública en Europa

|

El beber demasiado alcohol, el fumar , el no hacer ejercicio, el abusar de las drogas o el comer alimentos que nos hacen daño, son algunas de las amenazas para nuestra salud que proviene del modo y el estilo de vida de cada uno de nosotros. Resulta extraordinariamente preocupante de que el consumo de tabaco es la principal causa de muerte evitable en la Unión Europea, así se calcula que el 25% de las muertes de cáncer y el 15% de las muertes en la UE se deben a este tipo de dependencia.


Por otra parte también el estrés que generan las presiones diarias a las que nos vemos sometidos por nuestro estilo de vida competitivo y algunas veces por nuestras adicciones, como el alcoholismo, y el estar expuesto a la violencia o a abusos, tienen un efecto negativo, directo o indirecto, en nuestra salud. La depresión y otras enfermedades mentales son problemas de salud pública cada vez mayores.


Según varios estudios, se señala que los más propensos a suicidarse son los hombres solteros, las personas que abusan de sustancias tóxicas y los desempleados, y que las tasas son más elevadas en los países del norte de Europa que en la mayoría de los países del Mediterráneo. Se suicida más gente al año de la que muere en las carreteras. Al año se suicidan unas 58.000 personas y 40.000 mueren en la carretera. Esto, sin duda, nos debe hacer reflexionar sobre nuestro modelo de salud pública y estilos de vida. 

Salud pública en Europa