Bettiol se anota el maratón

Bettiol cazó a Cavagna subiendo la última cota del día y llegó a meta 17 segundos antes que el segundo clasificado | DPA
|

Alberto Bettiol, unos de los 23 protagonistas de la escapada del día, se convirtió en ‘maratón man’ en la 18ª etapa, entre Rovereto y Stradella, con 231 kms la más larga de la presente edición, y la más tranquila, con el pelotón llegando a meta a 23 minutos. Egan Bernal conservó con placidez la maglia rosa antes de un fin de semana decisivo.


Día de transición, aunque el término no sea del agrado del pelotón, que considera que siempre es un esfuerzo ir dando pedales durante tantas horas. Solo salieron con objetivos ilusionantes 23 hombres, entre ellos Bettiol, el más fuerte de la expedición, capaz de llegar en solitario a meta.


Mientras el gran grupo rodaba a su antojo, el ciclista toscano remataba una escapada dentro de la escapada de 6 kilómetros finales, donde se exhibió. Tuvo tiempo para degustar su gesta, concretamente los 17 segundos que le sacó a Simoni Consonni, el primero de los derrotados.


Un buen rato después llegaron los hombres de la general y resto del personal. Nadie malgastó una pedalada, hoy se volverán a ver las caras en la montaña, donde Simon Yates intentará poner contra las cuerdas a Bernal.


Sin tu00edtulo 1



Guion roto

Tras el cachete de Yates a Bernal en Sega di Ala, el Giro vivió su etapa maratón, con un guion escrito para los velocistas que aún no han levantado los brazos, como el colombiano Fernando Gaviria, por ejemplo. Pero el pelotón firmó una tregua dando el plácet a una escapada de 23 hombres.


Así que la fuga, donde viajaba como mejor clasificado Gorka Izagirre, se disparó. A mitad de etapa la diferencia de 14 minutos dejaba claro el programa; los equipos de los sprinters pasaban de acelerar para anular la fuga y los favoritos, encantados, rodaron bajo el sol entre charla y charla.


La zona distinguida de la jornada estaba en los últimos 40 kms con una sucesión de cuatro cotas, solo una puntuable, donde se iban a producir los primeros escarceos. Bettiol atacó en la única cota premiada, Castana (5 kms al 4,2%), donde las fuerzas abandonaron a Izagirre. Se alteró la fuga con idas y venidas, hasta que bajando surgió la figura de Remi Cavagna, con un ataque que le permitió abrir enseguida una brecha de medio minuto.


El galo se planteó el trayecto a meta como si de una contrarreloj se tratara, únicamente perseguido el galo por Bettiol y Nicolas Roche. En el último repecho, el de Canneto Pavese (2,6 kms al 5,7%), el italiano le echó el lazo antes de la cima y desatado se marchó hacia la gloria en Stradella.


No hubo más debate, Bettiol se mostró poderoso. Premio a la ambición con su primera victoria de la temporada. No ganaba desde 2020 en la Estrella de Besseges, pero se reencontró con el éxito en el mejor sitio posible, la carrera grande de su país natal.

Bettiol se anota el maratón