Un proyecto para sentirse identificado

El técnico agradeció en sus redes sociales el apoyo del deportivismo | rcd
|

Manos a la obra para confeccionar el mejor equipo posible con un presupuesto considerablemente inferior al de la temporada pasada. Así se encuentra el Deportivo en estos momentos después de haber dado un paso clave, el de la contratación del nuevo entrenador, Borja Jiménez.


El técnico todavía no tiene fecha de presentación, pero ya ha trasladado sus primeras sensaciones a la afición del Deportivo.


A través de sus redes sociales, el nuevo preparador deportivista confesó que está inmerso en un proyecto con el que pretende que el deportivismo se sienta identificado.


“Son muchísimas las felicitaciones que me habéis enviado en las últimas horas y que os quería agradecer. Estamos inmersos en un proyecto con el que quiero que os sintáis identificados y orgullosos”, escribió en su cuenta oficial.





Jiménez, que firmó por dos temporadas con el Deportivo, aseguró que “por ilusión, esfuerzo, compromiso, dedicación y trabajo en equipo no va a quedar”.


Su mensaje lo acaba en gallego, con un guiño a los aficionados del equipo coruñés, al que intentará ascender al fútbol profesional en la temporada 2021-22.


“Polo apoio da afección motísimo menos (vai quedar). A por unha nova temporada, Deportivistas!”, zanjó el nuevo preparador del conjunto herculino.


Jiménez fue el elegido por el Deportivo después de un casting de entrenadores en el que fue elegido por delante de otros como el expreparador del Compostela Yago Iglesias.


Ahora, trabajará codo con codo con el secretario técnico del Deportivo, Carlos Rosende, y el resto del staff técnico con el objetivo de confeccionar un plantel de garantías para afrontar la segunda temporada consecutiva en la categoría de bronce, en la que el conjunto coruñés saldrá con el mismo objetivo de la anterior, el regreso a la Segunda División, esta vez con un formato de competición diferente.


Atrás queda el de esta temporada con un primer corte en la lucha por el ascenso que el Deportivo no fue capaz de superar. Se quedó a las puertas por un punto.


El siguiente curso primará más la regularidad en dos grupos de veinte equipos que aspiran. El ganador de cada uno subirá de categoría, mientras que los cuatro siguientes se clasificará para unas eliminatorias en las que se pondrán en juego otras dos plazas en el fútbol profesional.


Antes de llegar, dejen salir, que decía el expresidente Augusto César Lendoiro y que una vez más tendrá que aplicar el Deportivo, obligado a aligerar la nómina de 21 jugadores que tiene ahora mismo en la plantilla y reestructurar el equipo para el nuevo curso.


Hay renovaciones pendientes, en función de los deseos del entrenador y de la disponibilidad económica del club, como la del venezolano Miku Fedor. También habrá que renegociar contratos y dar salida a algunos de los que más altas retribuciones tienen ya que esas cifras sin inasumibles en Primera Federación.


Y aparte, ya empiezan a relacionarse nombres con el Deportivo, como el del delantero Luis Fernández, que públicamente no ha cerrado la puerta al equipo al que ya defendió como jugador en el pasado. Mucho trabajo por delante y también muchas semanas.

Un proyecto para sentirse identificado