A puñetazos con los tiburones

|

Los tiburones en Australia deben de ser algo así como los escarapotes en Galicia o las medusas en Valencia, uno se hace a la idea de que lo más probable es que se los encuentre tarde o temprano. Igual fue esa familiaridad, y la adrenalina, lo que llevó a un hombre a saltar de su tabla de surf y liarse a mamporros con un escualo de tres metros de longitud que acababa de morder a su esposa en una pierna. Una pelea cuerpo a cuerpo. A puñetazos. Como un “Cocodrilo Dundee” de los mares. La mujer sufrió graves heridas, pero salvó la vida gracias a su marido, un valiente. foto: un surfista, en aguas australianas | aec

A puñetazos con los tiburones