Un enemigo demasiado grande

|

Trump la ha vuelto a liar parda. Los suyo es ir a escándalo cada día, pero, en esta ocasión, es posible que se haya metido con un rival demasiado fuerte. No se trata de la OMS, de la que ya anunció que se irá. Ni tan siquiera de China, a quien parece dispuesto a tocarle las narices a cuenta de Honk Kong. En esta ocasión, sus iras se han dirigido contra las redes sociales y ahí, amigo, estamos hablando de millones de personas dispuestas a tocarte las narices a las que no les importa nada que, supuestamente, seas el hombre más poderoso del mundo. Está claro que Trump no supo elegir a su enemigo. FOTO: Trump | efe

Un enemigo demasiado grande