La flota vuelve al mar tras conseguir que la Xunta estudie sus reivindicaciones

algunos puestos de la plaza de lugo no llegaron a abrir ante la falta de pescado de litoral javier alborã©s
|

La Xunta se comprometió ayer con los armadores del litoral –arrastre, volanta y palangre– a estudiar sus pretensiones de modificar el actual sistema de pesaje del pescado y la guía de transporte electrónico debido a los perjuicios que está ocasionando al sector, según sus portavoces. Tras una reunión que se alargó unas tres horas, la flota salió muy satisfecha con la respuesta de la conselleira do Mar, Rosa Quintana, y de ahí que en la asamblea posterior que se celebró en A Coruña se decidiese desconvocar el paro.

La consellería analizará cómo controlar el pescado en el punto de venta y no de descarga

Por tanto, muchos patrones ya salieron hoy al mar, después de ocho días de amarre. Los de arrastre lo harían a partir de las dos de la mañana y otros, como el pincho, suelen salir a las cuatro o cinco. Como explicaba ayer el armador Javier Sar, no todos saldrán en busca de caballa puesto que esta especie aún no ha llegado a la costa gallega y algunos apostarán por las especies tradicionales del día.

compromiso

Según transmite la propia consellería, el departamento aceptó \“analizar a adaptación da nosa lexislación para a axudar ao sector a desenvolver o seu traballo\”, claro está, \“respectando sempre a legalidade e cumprindo a normativa comunitaria\”. En concreto, Rosa Quintana asegura que su departamento está trabajando en la posibilidad de controlar las descargas de pescado en el puerto de destino, donde se va a realizar la primera venta, como querían los pescadores, y no en el de descarga como se exige hasta el día de hoy.

sin plazos

Los cambios podrían avanzar despacio y por eso la flota ha decidido retomar su actividad. La portavoz autonómica señala a través de un comunicado que \“se está analizando a idea de encaixar esta proposta dentro das posibilidades establecidas no regulamento comunicatio\”. Entre las ventajas que ve el ejecutivo gallego está la de que evitará atascos a la hora de descargar el pescado y comercializarlo, con lo que llegaría antes al mercado.

Esta era una de las denuncias del sector, que recordaba que no todas las lonjas –los únicos puntos autorizados de pesaje– están abiertas en el momento en el que los barcos llegan a puerto, por lo que la tripulación se veía obligada a trasladar la carga a otro muelle. Además del gasto en desplazamiento que se producía, también bajaba el valor del producto. Según los afectados, cambiar esta norma está en manos de la Xunta, lo mismo que el documento de transporte electrónico, El sector asegura que Galicia es el único lugar que lo utiliza y la intención de los armadores es volver al papel para evitar retrasos por el desconocimiento que todavía existe sobre su uso. Según la flota, la Xunta también analizará esta posibilidad.

Los armadores han incluso arrancado un compromiso de la conselleira de que mediará con el Gobierno estatal para que se reconsidere también el Diario Electrónico de Abordo, que, según la flota, está provocando la apertura de expedientes sancionadores debido a los diferentes criterios de utilización.

La flota vuelve al mar tras conseguir que la Xunta estudie sus reivindicaciones