El Registro Civil coruñés tramita cada mes casi 4.000 certificaciones gratuitas

En el archivo del Registro Civil de la ciudad se guardan documentos desde 1870 patricia g. fraga

La preocupación por el futuro de los registros civiles ante el borrador del anteproyecto de ley que prevé dejarlos en manos de registradores de la propiedad todavía no tiene en la calle el calado de otras reformas como la Ley de Tasas. Pero, a tenor de lo que opinan quienes trabajan en esta institución, debería, pues de aprobarse, el cambio tendrá un coste importante para el ciudadano.

Sus trabajadores alertan de que la mercantilización de su trabajo afectaría al bolsillo de los usuarios

Ese anteproyecto aleja al juez y al resto de funcionarios de la prestación de este servicio público y, según alertan los sindicatos, acaba también con la gratuidad de miles de gestiones, un horizonte contra el que la plantilla de A Coruña ya se ha movilizado, con una recogida de firmas que en dos semanas conseguía 800 apoyos.

\“Lo que es claro es que si el Registro Civil se mercantiliza, será muy gravoso para el ciudadano\”, advierte el magistrado Jesús López, que desde hace cinco años y medio dirige este organismo en la ciudad. A la vista de las cifras que maneja, los beneficios que generaría el cobro de los actos registrales reportaría importantes beneficios: en los primeros seis meses del año se realizaron 5.256 inscripciones, de las que más de un tercio fueron defunciones, casi otro tanto nacimientos y el resto, matrimonios.

El Ministerio de Justicia adelantaba, al hacerse público el borrador, que la inscripción de nacimientos y muertes continuará siendo gratuita, pero los sindicatos apuntan a que las certificaciones de esos actos –necesarias, por ejemplo, para celebrar un entierro– sí podrán cobrarse, a precios que según UGT rondarían los 30 y los 40 euros, y que podrían rebasar los 300 en los expedientes matrimoniales. Si se tiene en cuenta que el Registro coruñés expidió, solo entre enero y junio, un total de 23.655 de estas certificaciones –con una media de 3.942 al mes– el retorno económico no es desdeñable.

más funciones

El magistrado del Registro Civil constata que las certificaciones suponen \“el grueso\” de su labor, pero a punto seguido matiza que el trabajo no se limita, ni mucho menos, a estos trámites. Como mero ejemplo, en el primer semestre de año se gestionaron en A Coruña hasta 437 expedientes de nacionalidad. Además, el Registro tramita capitulaciones, cambios de nombre, de sexo, donaciones de órganos \“inter vivos\”, adopciones nacionales e internacionales... \“Tenemos muchísimas funciones, algunas muy complejas, que requieren conocimientos profundos del derecho internacional privado\”, subraya López.

Si se atiende a lo que denuncian sindicatos como UGT y CCOO, la reforma de la Ley de Registros podría ampliar los actos de la vida que habrá que inscribir de forma obligatoria, como los poderes voluntarios, el domicilio voluntario o el registro de seguros de vida o accidente; trámites a los que, temen, se aplicaría el correspondiente arancel.

Aunque más cauto que algunos de sus funcionarios ante una reforma todavía en ciernes, el juez de A Coruña coincide con su plantilla en plantear como alternativa a la \“mercantilización\” de los actos registrales la instauración de unas tasas \“módicas\” que vayan en beneficio del erario público. \“Por ejemplo –proponen–, para ayudar en el pago de las pensiones\”.

El Registro Civil coruñés tramita cada mes casi 4.000 certificaciones gratuitas

Te puede interesar