El Supremo avala las dos condenas por la muerte de “El Piñas” pese a que solo un hombre disparó

La Audiencia culpó en mayo del año pasado de asesinato y tráfico de drogas a dos de los acusados susy suárez
|

Con el argumento de que \“el previo concierto para llevar a término un delito de robo con violencia o intimidación que no excluya, a priori, todo riesgo para la vida o integridad corporal de las personas responsabiliza a todos los partícipes directos del robo con cuya ocasión se causa una muerte o unas lesiones, aunque solo algunos de ellos sean ejecutores de semejantes resultados personales\”, el Tribunal Supremo acaba de desestimar el recurso de uno de los dos hombres condenados por la muerte del traficante arteixán conocido como \“El Piñas\” en mayo de 2009.

Ambos fueron penados con 26 años de cárcel por delitos de asesinato, tenencia ilícita de armas y tráfico de drogas aun cuando, según salió a relucir en el juicio de la Audiencia, solo uno de ellos apretó el gatillo del arma que ambos empuñaban la noche que acudieron a casa del fallecido para robarle los 800 gramos de cocaína que este pensaba venderles.

\“El partícipe no ejecutor material del acto homicida que prevé y admite de modo más o menos implícito que en el ‘iter’ del acto depredatorio pueda llegarse a ataques corporales, cuanto menos se sitúa en el plano del dolo eventual\”, señala la resolución del alto tribunal, que descarta las alegaciones de este acusado en cuanto a que él no actuó con intención cuando su compañero disparó al traficante a la cabeza.

Previsible > A este respecto, añade la sala de lo penal \“que no se excluye el carácter de coautor en los casos de desviaciones de alguno de los partícipes del plan inicial, siempre que dichas desviaciones tengan lugar en el marco habitual de los hechos emprendidos, es decir, que de acuerdo con las circunstancias del caso concreto, no quepa considerar imprevisibles\”.

En este caso, y como recuerda el auto del Supremo, el coautor también era partícipe del plan para robar la droga en el piso de la calle del Río Sar a punta de pistola, con lo que actuó con dolo: \“Asumen ambos los riesgos de portar armas y apuntar a los otros implicados en un suceso tan peligroso como un intercambio y venta de una importante cantidad de droga\”.

El Supremo avala las dos condenas por la muerte de “El Piñas” pese a que solo un hombre disparó