Empate y todos felices

depor5 /
|

Deportivo y Lugo empataron sin goles en Riazor en un encuentro con dos partes bien diferenciadas. En el primer periodo el equipo herculino mereció marcar pero en el segundo fue el lucense el que superó a los blanquiazules así que podría decirse que la igualada es justa.
Fernando Vázquez apostó, finalmente, por mantener el espíritu de Ponferrada y alineó un once dispuesto a contener al Lugo. Aunque se especulaba con la posibilidad de que jugase Rudy de inicio finalmente fue Luisinho el que se alineó en el ataque herculino. Antes del encuentro se probó a Insua, para saber si tenía todas las garantías para saltar a Riazor y el central pudo jugar acompañado por Marchena.
Comenzó el Lugo con la posesión de la pelota y a los seis minutos botó una falta lateral que obligó a intervenir a Lux. Contestó el Depor con un cabezazo de Arizmendi que se fue alto al siguiente minuto. Repitió Insua en el 17 y respondió Sandaza con un disparo que se marchó alto.
Aunque el equipo lucense había saltado al terreno de juego en plan dominador, poco a poco las ocasiones fueron para el Depor. A los 22 Luis Fernández se topaba con el poste y en el 26 Arizmendi no llegaba a un remate muy claro por falta de velocidad. El Lugo disponía, en el 33, de su mejor opción con otro poste a disparo lejano de Fernando Seoane. En el 38 era Álex Bergantiños era el que rozaba el gol pero su remate se iba fuera por muy poco. En el 42 Marchena se iba por la banda y ponía un pase magistral para Luisinho que era cortado por el meta Jose Juan y en el 44 se reclamaba un penalti sobre Luis Fernandez. La primera parte llegaba a su fin con un partido entretenido y disputado y la sensación de que los dos equipos estaban creciendo en el choque.
El segundo tiempo, sin embargo, comenzó con el conjunto visitante mejor. El Lugo empezó a jugar a la pelota mientras que el Depor iba tras ella. Manuel Pablo iniciaba las hostilidades con un centro desde la izquierda que se iba al portero. Después Luis, en el 50, gozaba de dos remates pero controlaba mal el balón. No fue el mejor partido del joven talento de la cantera blanquiazul. El cuadro lucense pasaba a dominar el encuentro a base de mover el esférico sin prisa. Llegaba con peligro, pero la férrea defensa coruñesa conseguía despejar todos los problemas. A partir del minuto 55 comenzaron los cambios desde los banquillos.
Fernando Vázquez era el primero en mover las fichas. Sentaba a Seoane, con una amarilla desde el comienzo del choque para dar entrada a Laure. Después daba entrada a Rudy por un desdibujado Arizmendi y finalmente cambiaba a Borja por Luis Fernández. Ni con todas estas variaciones fue capaz el Depor de marcar un gol al Lugo. Los blanquiazules veían cómo los minutos iban pasando, con poco dominio de la pelota y cada vez menos oportunidades.
El Lugo se encontraba cómodo moviendo y moviendo el balón. Sólo Culio y Luisinho intentaban atacar con cierto criterio. Era como si el equipo visitante fuese a más y el local a menos. Setién también hizo sus variaciones y dio oxígeno a su once con los cambios más habituales, los que suele hacer casi siempre. Retiró a Sandaza, Pablo Sánchez y Pita para dar entrada a Juanjo, Iago Díaz y Rafa García.
El encuentro fue cayendo en cuanto a intensidad y los contendientes conformándose con el empate. Ninguno de los dos equipos desatendió la defensa aunque intentaron atacar. A trompicones lo hizo el Depor, con algunos destellos de calidad de Culio. De manera más elaborada el Lugo, con jugadas más trenzadas que acababan en la solvente defensa coruñesa. De esta manera se llegó al final de la fiesta del fútbol gallego, con un empate justo y con los puestos de ascenso directos garantizados a la espera de lo que hoy haga el Recreativo, que intentará arrebatarle el liderazgo del campeonato al Depor. El caso es seguir, sumar, no perder. Ahora hay que pensar ya en el Alavés. Y al Lugo, que le vaya fenomenal. n

Empate y todos felices