La Xunta achaca la carencia de plan rector en las Fragas al conflicto entre propietarios

La Xunta ve más difícil la recuperación en los terrenos de la zona alta de A Capela a. aparicio
|

El plan rector de uso y gestión (Prug) de las Fragas do Eume, la futura norma que regirá el parque natural y que lleva trece años de retraso, está redactado pero todavía no hay fecha para su aprobación. Así lo reconoció ayer el jefe provincial del departamento de Conservación da Natureza de la Xunta, Carlos Muñóz, que achacó la ausencia de este documento a los conflictos de intereses que existen entre los distintos actores que tienen algo que decir sobre el futuro del espacio natural. Frente a las críticas que, en alguna medida, relacionan el incendio con esta carencia, Muñóz aseguró que sí existe un plan de usos menor y que a pesar de las 750 hectáreas quemadas se puede estar \“tranquilo porque As Fragas se han salvado\”.

El jefe de Conservación da Natureza de A Coruña, Carlos Muñóz, participó ayer en el ciclo de Conferencias Primavera Ambiental UdC, donde en una mesa redonda con el profesor Marcelino Fuentes y el ecologista Ernesto Lopes, afirmó que a pesar de la gran superficie quemada en el incendio que afectó a las Fragas do Eume hace casi un mes la zona de mayor valor está en buen estado. Todo a pesar de la ausencia de un plan rector de uso y gestión para el parque natural que va a cumplir 15 años como tal. Según la normativa, la figura medioambiental tendría que ir acompañada de un plan que debería estar aprobado como máximo en los dos años siguientes a la declaración.

El gobierno autonómico espera una \“regeneración natural\” en la zona menos afectada por el incendio

Una ley menor > Sin embargo, Muñóz quitó peso a esa reclamación porque sí existe un plan de ordenación de los recursos naturales (POR) de las Fragas desde el año 1997, que marca lo que se puede y no se puede hacer en la zona protegida. \“Tiene que haber una ley y existe, será muy mala o lo que sea porque teníamos muy poca idea pero está ahí y especifica limitaciones, zonificación y actividades prohibidas\”, insistió. Así descartó implícitamente que si existiese la norma de mayor peso se pudiese haber evitado el fuego.

\“El plan rector está redactado desde hace mucho tiempo y lo que ha pasado es que la junta consultiva puso una serie de reparos porque en ella están representados todos los intereses contrapuestos: propietarios, cazadores, madereros, empresarios de turismo rural, ecologistas...\”, explicó Muñóz. El representante de la Xunta culpa a estos conflictos de intereses del \“retardo\” en el texto legal.

En este sentido, reconoció que \“podría sacarse si la administración no quisiese un plan consensuado\” pero descarta esa opción porque la aprobación del POR en 1997 sin atender a los distintos actores implicados en la vida diaria del espacio protegido generó muchos conflictos.

Muñóz teme que, cuando pase el trámite de la junta consultiva, el documento vuelva a enfrascarse en un proceso interminable en la fase de exposición pública por las alegaciones que se presenten. De hecho, comentó que la problemática de los conflictos de intereses entre los afectados también está perjudicando a la aprobación de la ampliación de la Red Natura 2000.

Relativizar el daño > Además de hablar de la situación normativa del parque natural, tanto Muñóz como los otros dos conferenciantes analizaron la situación del espacio natural tras el grave incendio que se declaró el pasado 31 de mayo y que quemó, según cifras oficiales, 750 hectáreas de las cuales 520 eran propiamente Fragas do Eume.

Tanto el jefe de Conservación como el profesor de Ecología, Marcelino Fuentes, coincidieron en resaltar que en la zona más importante afectada las especies rebrotarán por sí solas.

\“Han ido quedando especies resistentes y cabe esperar que se recuperen sin que tengamos que hacer nada\”, resaltó Fuentes. También desde la Xunta apuestan por esa \“regeneración natural\”, que no será tan sencilla en la parque alta del municipio de A Capela, donde ardieron eucaliptos y donde se han tomado medidas para evitar que la tierra y las cenizas lleguen al río Eume y al banco marisquero de Pontedeume.

Por su parte, Ernesto Lopes de Adega, reconoció que el incendio pudo ser peor, si bien fue muy crítico con la gestión de la Xunta. En lo relativo al fuego recalcó que faltaron medios técnicos y reclamó un cambio \“de política forestal\”. Además, rechazó las iniciativas de explotación de los recursos naturales que se dan o podrían darse en el parque como una mina.

La Xunta achaca la carencia de plan rector en las Fragas al conflicto entre propietarios