La luz de Vigo no llama la atención en París

|

MIGUEL Anxo Fernández Lores disfruta de la categoría de semidiós en el Beneguai, a la que ascendió gracias a su condición de alcalde perpetuo de Pontevedra. Cada vez que se acercan unas elecciones municipales anuncia que serán las últimas a las que se presente, pero recunca, recunca y vuelve a recuncar, como si fuese un pez en el río –Lérez, por supuesto–, así que en las de 2019 volverá a ser el cabeza de lista bloqueiro. Y lo hace habiendo ascendido un peldaño más en el olimpo de los alcaldes, pues la regidora de París, la gaditana Anne Hidalgo, lo ha calificado de “visionario” por el proceso de humanización al que está sometiendo a su municipio desde hace un feixe de años. Menudo ataque de celos debió sufrir el todopoderoso Caballero, don Abel. A la afrancesada Hidalgo solo le falto decirle chincha rabiña que yo soy la alcaldesa de la ciudad de la luz y Vigo solo deslumbra durante las navidades. FOTO: anne hidalgo toca las palmas como buena gaditana | aec

La luz de Vigo no llama la atención en París