La buena noticia que supone la ausencia de Pablo Casado

|

FRAGA era un tipo serio, pero también un bo festeiro. ¡Menudas romerías montaba con motivo de la apertura del curso! El monte Faro semellaba los jardines de Méndez Núñez durante las noches de botellón; eso sí, con más polos ribeteados con la bandera de España. La troula se trasladó después al castillo de Soutomaior, de donde los socialistas expulsaron a los peperos cuando alcanzaron la Presidencia de la Diputación de Pontevedra. Desde entonces el lugar elegido para escenificar la vuelta al cole es Cotobade. Ni Aznar, primero, ni Rajoy, después, faltaban a la festa, que sin embargo, este año no contará con la presencia de Casado. Feijóo será, por lo tanto, la principal estrella en la carballeira de San Xusto y eso sale ganando, porque la ausencia del presidente nacional del partido confirma que la moderación de los pepeiros no casa bien con el tremendismo de los peperos. Marcar distancias con la facción dura que ahora dirige el partido es un magnífico primer paso hacia las elecciones autonómicas. Está claro que España Suma no tiene sentido de este lado de Pedrafita. FOTO: casado, de confidencia con feijóo | aec

La buena noticia que supone la ausencia de Pablo Casado