Del amor al odio va un camino corto

|

está claro que un pueblo puede pasar del amor al odio a la velocidad del rayo. Lo saben muy bien el príncipe Enrique y Meghan Markle, que se han convertido en una de las parejas más odiadas del Reino Unido. Parte de culpa la tiene la filtración de que iban a participar en una especie de programa de telerrealidad de Netflix, seguro que a cambio de una cantidad económica de esas que son dignas de un futbolista. Y, aunque los duques de Susex lo han desmentido, la realidad es que nadie les cree ya. Su autoexilio y sus flirteos con Hollywood tampoco es que ayuden demasiado. FOTO: Enrique y Megan Markle, el día de su boda, cuando eran queridos | aec

Del amor al odio va un camino corto