“Una orquesta de primera necesita una batuta de primera”

CORUÑA
|

Con una gran proyección internacional y el compromiso de atarse 100% a la orquesta pero también a la ciudad para ser el gran líder artístico de esta familia de músicos. Así define Lacasa al perfil de batuta que la Sinfónica necesita. La decisión requerirá tiempo y trabajo. O lo que es lo mismo, sudor y lágrimas.

—¿Qué retos interpretativos se plantea la OSG?

—A la OSG no le supone ningún reto interpretar casi nada porque abarca todo tipo de repertorio desde el barroco al más contemporáneo. La clave es ofrecer al público, tanto a los abonados como al público en general, un repertorio que contemple todo tipo de estilos.

—¿Están metidos en algún proyecto discográfico?

—Estamos trabajando en tres pero no puedo adelantar nada. La OSG seguirá manteniendo una gran actividad dentro del campo.

—Le toca la difícil papeleta de escoger una nueva batuta para la OSG.

—El tema de la transición en la dirección musical es un tema muy delicado que se tiene que estudiar con sosiego y tranquilidad. Sin prisa. Está claro que una orquesta de estas características va a necesitar un impulso muy importante que vendrá de mano del próximo director titular pero estudiaremos diversos perfiles e intentaremos encontrar el más idóneo.

—¿Cuál es el perfil de director idóneo para la Sinfónica?

—El próximo director de la Sinfónica tiene que tener por un lado un gran proyección internacional. Debe comprometerse con la orquesta y con la ciudad, que es la que acoge a la orquesta y tiene que ser un gran líder desde el punto de vista artístico para los músicos. Una orquesta de primera necesita una batuta de primera.

—En esta decisión estarán involucrados los músicos.

—Los músicos podrán opinar y deberán hacerme llegar sus ideas pero, en definitiva, la decisión va a ser del Ayuntamiento en última instancia.

—¿Cómo está siendo el proceso de selección?

—Mi trabajo ahora consiste en estudiar distintas opciones, valorarlas y una vez tengamos varias alternativas, ver cuál es la más idónea pero la clave es hacerlo con tiempo porque los tiempos en el mundo artístico son muy amplios. El nombramiento del director musical de una orquesta requiere mucho tiempo y trabajo. No se puede hacer de la noche a la mañana.

—¿Para cuándo tendrán nuevo director?

—Esa es la gran pregunta. En este momento no hay ningún plazo establecido. Siento ser así pero realmente no te puedo dar ninguna información porque no se sabe nada y los plazos dependerán de muchísimos factores. Víctor Pablo acaba en 2012-2013. Entonces en la 2013-2014, la situación artística será distinta pero está todavía por estudiar cuál será la estructura exacta. Es el líder artístico pero se puede funcionar perfectamente sin director. Lo ideal es que una transición se haga perfecta justo cuando salga el que deja el puesto que entre otro pero para que eso ocurra se tienen que dar muchísimas circunstancias y se tiene que planear con mucho tiempo.

—Supongo que los que vienen en calidad de invitados están siendo sometidos a un \“tercer grado\”.

—Efectivamente, están en la terna pero falta tiempo. Tienen que conocer la orquesta y la orquesta a ellos. Son un montón de asuntos técnicos, económicos y contractuales que hacen de la decisión algo así como un encaje de bolillos complicado. Por una parte, tiene que coincidir que tengan sus agendas libres y que asuman una dirección musical, por

que los que tienen dos orquestas abarcan mucho y no están en ningún sitio, por eso lo ideal es que se comprometa 100% con la orquesta. Para eso, no puede tener otra. Influye mucho el azar. Después pasa que hay directores que en un sitio gustan mucho y en otros no, pero, sobre

todo, quien tiene la última palabra es el Ayuntamiento.

—Hay quienes opinan que se invierte mucho dinero en la OSG y que esto empobrece la oferta cultural de la ciudad, que queda desequilibrada.

—Yo creo que el Ayuntamiento tiene previsto ampliar la oferta cultural. El tema es que una orquesta sinfónica de primera requiere unos recursos mínimos sin los cuales no puede existir, pero creo que esta ciudad en comparación con otras tiene una oferta cultural muy amplia y desde el Consorcio haremos todo lo posible por ampliarla y abarcar distintos espacios. Es posible que hagamos un ciclo de música de cámara fuera del Palacio de la Ópera, es decir, que por nuestra parte haremos todo lo que sea por difundir las actividades de la orquesta o las actividades relacionadas con la música clásica.

“Una orquesta de primera necesita una batuta de primera”