El Deportivo también gana en Balaídos

Los jugadores del Deportivo celebran ante sus aficionados la victoria conseguida en el tiempo de descuento en Balaídos quintana
|

Celta de Vigo: Yoel; Hugo Mallo (Catalá, min.74), Oier Sanjurjo, Túñez, Roberto Lago; Oubiña, Alex López Quique de Lucas, Joan Tomás (Bermejo, min.51), Orellana; Iago Aspas (David Rodríguez, min.67).
Deportivo: Aranzubia; Laure, Colotto, Ze Castro, Morel; Alex Bergantiños, Juan Domínguez; Bruno Gama (Manuel Pablo, min.75), Valerón (Borja Fernández, min.63), Guardado; Riki (Lassad, min.38).
Goles:
0-1 min. 2: Riki.
0-2 min. 61: Lassad.
1-2 min. 67: De Lucas.
2-2 min. 82: Catalá.
2-3 min. 92: Borja.
Árbitro: Miranda Torres (catalán). Amonestó a De Lucas, Bustos, Orellana por parte del Celta de Vigo, y a Riki, Morel, Colotto, Juan Domínguez por parte del Deportivo de la Coruña
Incidencias: Encuentro correspondiente a la trigésimo cuarta jornada de la liga Adelante-Segunda División disputado en el estadio municipal de Balaídos ante 29.000 espectadores.

El Deportivo de La Coruña dio un paso de gigante para regresar a Primera División la próxima temporada tras ganar el derbi gallego frente a un Celta que hizo lo más difícil, remontar un cero a dos, pero que en el tiempo de descuento vio cómo su eterno rival explotaba una jugada de estrategia para llevarse los tres puntos.

Presionado por el triunfo del Real Valladolid frente al Huesca, el Celta necesitaba ganar el clásico gallego para no perder la segunda plaza de ascenso directo que provisionalmente le había robado el conjunto pucelano.

Pero al igual que sucedió en el partido de la primera vuelta disputado en Riazor, el tempranero gol de Riki, a los dos minutos y después de un grave desajuste defensivo de la zaga local, obligó a los celestes a remar contracorriente desde muy pronto.

La mejor oportunidad de la primera parte para el Celta llegó en el minuto 12, después de que un centro de Roberto Lago lo despejase el central argentino Diego Colotto contra su propia portería. Un sector de Balaídos vio cerca el gol, pero el veterano Dani Aranzubia sacó a relucir sus reflejos con una gran estirada.

El Celta tenía al Depor encerrado en su campo, pero con el paso de los minutos se fue diluyendo como un azucarillo. Riki en el minuto 29, antes de marcharse lesionado, volvió a avisar; Orellana respondió un minuto después, pero una vez más se encontró con un seguro Aranzubia.

En la segunda parte el guión del choque varió por completo. El Celta arriesgó descuidando su defensa, y el Depor, un equipo que no necesita mucho para marcar, encarriló el derbi con un tanto del franco-tunecino Lassad, autor del gol que le dio los tres puntos a su equipo en la ida. Antes, el céltico Iago Aspas, con un tiro que despejó bajo palos Morel, y el internacional mexicano del Depor, Andrés Guardado, en dos ocasiones ya habían rozado el éxito.

El partido parecía sentenciado, pero Quique de Lucas le dio vida a los suyos con un golazo. A falta de ocho minutos para el final, David Catalá, que acababa de entrar en el terreno de juego, desató la locura en Balaídos al aprovecharse de un rechace de Aranzubia. Los dos equipos, completamente fundidos, sobre todo el Celta, daban por bueno el empate, pero en el tiempo de descuento los de José Luis Oltra sacaron a relucir su poderío en el juego aéreo, primero con un cabezazo de Colotto que salvaron Yoel y el larguero, y después con otro de Borja Fernández que acabó en el fondo de la red.

El Deportivo también gana en Balaídos