Berlín da por válido que EEUU controló el teléfono móvil de Merkel desde 1999 hasta este año

Copia de El Ideal Gallego-2013-10-25-036-ec1cbb01
|

El Gobierno alemán dio ayer por válidas las informaciones que apuntan que EEUU pinchó el teléfono móvil de la canciller Angela Merkel desde 1999 hasta este año y criticó con dureza el espionaje entre aliados y exigió a Washington una explicación exhaustiva y sincera.
La jefa del Gobierno alemán, que se encuentra en Bruselas para una cumbre europea informal, subrayó que \“el espionaje entre amigos no puede darse en absoluto\” ya que mina los lazos bilaterales y dejó la pelota en el tejado estadounidense.
\“Necesitamos confianza entre amigos y aliados y ahora hay que reconstruir de nuevo esa confianza\”, agregó Merkel, tanteando este repunte de la crisis del espionaje con especial cautela, pero dando tácitamente por sentado que su teléfono estaba intervenido por los servicios secretos estadounidenses.
Por su parte, el ministro alemán de Exteriores, Guido Westerwelle, se reunió de urgencia esta tarde con el embajador estadounidense en Berlín, John B. Emerson, cuya convocatoria supone un paso diplomático inédito en la historia alemana de la posguerra.
\“Sin motivos ni indicios muy serios no hubiésemos dado un paso diplomático de esta gravedad\”, aseguró Westerwelle en la rueda de prensa al ser interrogado por la certeza que otorga el Gobierno alemán a estas informaciones.
La información de que dispone Berlín a este respecto, añadió, es \“tan seria\” que era \“necesario\” dar este paso, algo que no se había hecho con un país aliado desde la II Guerra Mundial.
A su juicio, Washington debe dar aportar ahora una \“explicación seria y sin vacíos\”, además de \“sincera\” y \“exhaustiva\”, sobre sus actividades de seguimiento en Alemania.
El supuesto espionaje estadounidense marcó ayer el inicio de la cumbre de otoño de los líderes europeos, que elevaron el tono ante Washington, pero que no parecen dispuestos a tomar medidas de respuesta a corto plazo.
Merkel discutió el problema en una bilateral con el presidente francés, François Hollande, en la que ambos subrayaron la necesidad de poner fin a la situación y acordaron mantener contactos regulares al respecto, según fuentes diplomáticas.
La cuestión del espionaje es especialmente sensible en Alemania, donde trae recuerdos no tan lejanos de las actividades de la Stasi, la policía política de la extinta República Democrática Alemana (RDA), tal y como ayer sugirió el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

Berlín da por válido que EEUU controló el teléfono móvil de Merkel desde 1999 hasta este año