¡Qué poco dura la tranquilidad!

|

qué poco dura la alegría en la casa del enfermo. Resulta que el Deportivo había conseguido firmar una especie de paz social. Desde la llegada de Fernando Vidal a la presidencia, el club era noticia por lo que pasaba sobre el césped, no en los despachos. Sin embargo, ahora, esa tranquilidad se ha dinamitado con un cisma en el propio consejo que semeja que será de muy difícil solución. El equipo todavía no sabe si logrará salvar la categoría. De hecho, ahora mismo está descendido a Segunda B. Tal vez por ello, sea el momento de intentar sumar y no dividir y, cuando la nave se salve, que sea lo que Dios quiera. FOTO: entrenamiento del Depor | aec

¡Qué poco dura la tranquilidad!