El nuevo enemigo es el diésel

|

Si es usted uno de esos españolitos que jamás hizo caso a los expertos y por mucho que no haga 20.000 kilómetros al año con su coche se ha comprado un diésel, sepa que ha metido la pata. Resulta que el Gobierno de Pedro Sánchez ha decidido declararle la guerra a este tipo de combustible, pero el sistema elegido para ello es el mismo que con el tabaco. Se dice que es malísimo y se le suben los impuestos para que quienes lo utilicen lo paguen. Lo correcto, como con el tabaco, es que si es tan malo, se procediera a su prohibición, en lugar de sangrar a quienes, en su momento optaron por el gasóil. FOTO: señal alemana que prohíbe la circulación de vehículos diesel | aec

El nuevo enemigo es el diésel