La cocinera del ataúd Michelin

|

LA comida india es una bomba: especiada, picante... mortal para estómagos delicados. Además, se lleva a la boca con la mano derecha, pues se supone que la izquierda se usa para tareas impuras. La que preparaba Pradnya Survase, una vecina de Khalapur de solo 23 años, era más mortal que cualquier bomba y daba igual llevársela a la boca con una mano que con otra, incluso con tenedor, pues quienes la degustaban iban de la mesa al cementerio. Al menos así le ocurrió a su marido y a otros cinco parientes a los que envenenó porque durante dos años criticaron su arte culinario. Como para que se apunte a Masterchef. FOTO: un puesto de comida callejera en la india | aec

La cocinera del ataúd Michelin