Las consecuencias de una nevada anunciada

|

Los terremotos no se pueden prevenir. Por mucho que haya avanzado el conocimiento científico, por ahora, nadie ha sido capaz de crear un sistema que sirva para alertar antes de que se produzca un movimiento sísmico. Sin embargo, la nevada que el pasado viernes dejó atrapadas a miles de personas en las carreteras españolas se sabía que se iba a producir. Desde hacía días, los servicios meteorológicos habían alertado de que se iba a producir una nevada de dimensiones memorables y, los medios de comunicación se cansaron de alertar. Y, sin embargo, siendo algo que se sabía que iba a suceder y que sería de gran magnitud, miles de personas decidieron que su prioridad por coger el coche y echarse a la carretera era más importante que el respetar los avisos y alertas que habían lanzado las autoridades. Ahora llega el momento de las quejas. De denunciar las horas que han estado perdidos en medio de la nada sin poder salir de sus coches. Y ellos tienen suerte, porque cuatro personas no pueden quejarse puesto que han muerto. Somos así. FOTO: un coche abandonado en una cuneta nevada  | EFE/Susanna Sáez

Las consecuencias de una nevada anunciada