Retranca contra las barras bravas

|

EL Quiroga nunca será campeón de la Champions; posiblemente ni siquiera de la Copa Diputación de Lugo, pero a retranca no le gana nadie. Tiene un terreno de juego –San Martiño, versión enxebre del nombre del liberador de Argentina– modesto, donde pastan las vacas para el césped no crezca por encima de la altura recomendada para el fútbol de toque. A través de las redes sociales lo ha ofrecido para el River-Boca: “Oye Conmebol, os ofrecemos nuestro humilde estadio para la final de la Copa Libertadores. No es gran cosa pero es acogedor”. Pues han elegido el Bernabéu. Non nos entenden, non; al menos nuestro humor. FOTO: unas vacas pastan en san martiño | twitter

Retranca contra las barras bravas