Una situación dura, pero un poco menos que para el resto

|

Tener a un país confinado es algo muy grave. No por la lata que puedan dar unos niños tras dos meses sin salir a la calle o por el hecho de no poder tomar un café en un bar. Tener a un país confinado, como todavía lo está en parte España, supone paralizar la economía hasta que poco menos que quede con un encefalograma plano. Y Galicia no es ajena a este fenómeno, tal y como pone de manifiesto el presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, con los datos del primer informe del Observatorio Abanca by Ieside. Hasta dos años tardará el PIB gallego en volver a las cifras previas a la pandemia. Eso sí, por lo menos nos queda el consuelo de saber que Galicia está soportando mejor esta situación que el resto del país, así que el golpe será un poco más suave y la recuperación un poco más rápida. FOTO: Juan carlos escotet, presidente de Abanca | aec

Una situación dura, pero un poco menos que para el resto