La mala intención de dirigentes indignos

|

menos mal que Amancio Ortega es como es. Aún así, seguro que no le hace ninguna gracia enterarse de que un hospital valenciano tiene inutilizada una de las máquinas que el fundador de Inditex donó a la sanidad pública. Se trata de una máquina de radiocirugía Gamma Knife, valorada en unos tres millones y medio de euros. La cuestión es que el Hospital Clínico de Valencia solicitó al Ayuntamiento de la ciudad, gobernado por Compromís y PSOE, la licencia de obras para adecuar el espacio en el que se iba a instalar el equipo. Y el Ayuntamiento mantiene el expediente paralizado desde hace un año. Ellos alegan que la solicitud se traspapeló, pero ningún político responsable es capaz de traspapelar la autorización que permite utilizar una máquina con la que se pueden salvar muchas vidas. Es evidente que estamos detrás de la estupidez de algún mentecato, incapaz de comprender la magnitud de su malintecionada dejadez. Es lo que tenemos. FOTO: El alcalde de Valencia, Joan Ribó | aec

La mala intención de dirigentes indignos