Un par de mensajes contra la violencia

|

mensaje para los hombres que ante la imposibilidad de vivir sin el objeto de su obsesión –porque lo suyo no es amor, ni mucho menos– deciden quitarle la vida para, a continuación, intentar suicidarse con más o menos acierto. Dado que el problema lo tienen ellos, de hecho, el problema son ellos, quizá podrían contemplar la posibilidad de quitarse de en medio sin perjudicar a nadie más por el camino. Lo dejamos ahí, como idea. Otro mensaje, para quien tenga el poder de hacer algo. De poco sirve insistir en la necesidad de denunciar los casos de violencia machista si solo va a servir para llevar al día las estadísticas. Los que tienen que estar controlados son los maltratadores; con pulseras, con policías siguiéndoles los pasos o con el sistema que sea más eficaz. Ojalá en el futuro esta lucha se gane con palabras, con la educación de las nuevas generaciones, pero de momento hacen falta hechos. Y no se puede esperar. FOTO: Acto contra la violencia de género en zaragoza | EFE

Un par de mensajes contra la violencia