Litigios judiciales siembran el caos en el callejero de Madrid

|

Un goteo de sentencias judiciales conocidas en los últimos días ha vuelto a poner en el candelero los cambios de nombres de calles de Madrid con reminiscencias franquistas que hizo el Gobierno de Manuela Carmena, de los que una docena tendrán que revertirse o tienen su futuro en el aire.


Entre los principales nombres que volverán al callejero de la capital están los de Caídos de la División Azul, General Millán Astray o Hermanos García Noblejas, mientras que otros como Doctor Vallejo Nájera o Comandante Zorita aguardan la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).


El Ayuntamiento de Madrid, con Carmena como alcaldesa, aprobó el 28 de abril de 2017 con la abstención del PP y el apoyo de Ahora Madrid, PSOE y Cs el cambio de nombre de 52 calles franquistas, en aplicación de la Ley de Memoria Histórica.


Dicho acuerdo sirvió de punto de partida a un laberinto judicial todavía pendiente de desentrañar, debido a la multitud de recursos interpuestos tanto por particulares como por asociaciones como la Plataforma Millán Astray o la Fundación Francisco Franco.


Precisamente, un recurso de esta fundación dio pie al más amplio de los procedimientos judiciales en curso, que se saldó en primera instancia con una sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 23 de Madrid, del 30 de julio de 2018, que anulaba 8 de los 52 cambios realizados por el Consistorio.


El Ayuntamiento recurrió la sentencia en apelación ante el TSJM, y de la respuesta del tribunal a ese y otros recursos se derivan las sentencias de los últimos días.


Por un lado, según indican a Efe fuentes municipales, el TSJM ha decidido que recuperen su nombre original las calles Caídos de la División Azul (cambiado por Memorial 11 de marzo de 2004), Hermanos García Noblejas (cambiado por avenida de la Institución Libre de Enseñanza), General Millán Astray (cambiado por Maestra Justa Freire), El Algabeño (cambiado por José Rizal), Crucero Baleares (cambiado por Barco Sinaia) y la glorieta de Cirilo Martín (cambiado por Ramón Gaya).


A su vez, ha avalado los cambios de nombre impulsados por Carmena en las calles General Asensio Cabanillas (ahora Poeta Ángela Figuera), Capitán Haya (ahora Poeta Joan Maragall), la travesía del General Franco (ahora calle de Diego Torres Villarroel) y la plaza de Arriba España (ahora plaza de la Charca Verde).


Por último, están pendientes de la sentencia del TSJM respecto al recurso de apelación del Ayuntamiento las antiguamente conocidas como calle del Comandante Zorita (actualmente Aviador Zorita) y el paseo del Doctor Vallejo-Nájera (ahora paseo de Juan Antonio Vallejo-Nájera Botas).


En cualquier caso, desde el Ayuntamiento indican que las sentencias del TSJM aún no son firmes y que, mientras exista la posibilidad de que se recurran al Tribunal Supremo o queden otros recursos en el aire, no se hará efectivo cambio alguno.


Por esa razón, a día de hoy es imposible calcular el coste que todas estas alteraciones tendrán para el Ayuntamiento, que en el verano de 2018 gastó cerca de 95.000 euros, IVA excluido, en la fabricación e instalación de las nuevas plazas y señalización informativa.


De momento los dictámenes del TSJM han causado revuelo por su aproximación a la materia.

Respecto a la calle Caídos de la División Azul, por ejemplo, dictaminó que no está concernida por la Ley de Memoria Histórica al no aludir directamente a la Guerra Civil, ni al levantamiento de Franco ni a la dictadura.


Sobre Millán Astray, el TSJM señaló que "ya en el año 1923 tenía el nombre de una plaza de Madrid" como reconocimiento "por su intervención en la guerra de Filipinas, por haber sido el fundador de la Legión española, así como por sus heridas en combate", y que ni "tuvo intervención" en el alzamiento militar ni tampoco una "participación directa" en la Guerra Civil.


En estas y otras sentencias el TSJM refuta las tesis del Comisionado de Memoria Histórica, un grupo de expertos impulsado por Carmena y liderado por la histórica socialista Paca Sauquillo que fue el encargado de proponer los cambios de nombre en el callejero.


Este no es el único frente abierto en el callejero de Madrid, pues el 29 de septiembre del año pasado (ya con José Luis Martínez-Almeida en la Alcaldía) el pleno del Ayuntamiento aprobó, a iniciativa de Vox y con el respaldo del PP y Cs, cambiar el nombre a las calles dedicadas a los históricos líderes del PSOE Francisco Largo Caballero e Indalecio Prieto.


Esta modificación también está judicializada a raíz de los recursos interpuestos por el PSOE, UGT y la Fundación Largo Caballero, por lo que el Ayuntamiento esperará igualmente a que haya una sentencia firme antes de ejecutar los cambios. 

Litigios judiciales siembran el caos en el callejero de Madrid