Un okupa muere tras caerse desde un tejado en la calle del Doctor Fleming

En su caída, el joven atravesó varios tendales del edificio
|

Pasadas las siete de la mañana se registró en el número quince de la calle del Doctor Fleming la muerte de un joven veinteañero que se había precipitado desde el tejado del inmueble. Según el único testigo presencial, la víctima, bien conocido en el vecindario por ser uno de los okupas que había causado problemas en el barrio el año pasado, se hallaba ebrio y acabó precipitándose al fondo del patio de luces, donde murió instantes después.


No está claro qué hacía allí el joven, un inmigrante irregular de origen magrebí. Parece claro, en cambio, como consiguió acceder al tejado: el inmueble que ocupa el número nueve de esa calle está cubierto desde hace mucho tiempo por un andamio, así que el fallecido habría trepado por él como por una escalera y luego habría saltado de tejado en tejado.


Un sujeto problemático y conocido del barrio

La Policía Nacional pudo identificar inmediatamente a la víctima, puesto que era un okupa problemático, que había sido detenido en alguna ocasión. También era conocido por emborracharse habitualmente, provocar problemas y realizar pequeños hurtos, entre otras cosas. Se expulsó a los okupas del 19 el año pasado, pero aún subsisten los del número 22, aunque no son tan problemáticos


Vecinos del barrio aseguran haber visto a jóvenes sospechosos debajo del andamio alrededor de la una de la madrugada. Otro comentó haber escuchado rumor de pisadas en el techo a las dos y media de la madrugada. Lo que sí es seguro es que, poco después de las siete de la tarde, el testigo presencial sí escuchó esas pisadas. “En un principio pensé que eran gaviotas, pero luego escuché como alguien corría”, recuerda.


Haciendo eses

Salió a la terraza y miró a tejado, Allí vio a un hombre junto a una antena, así que lo primero que pensó es que se trataba de un antenista. Un segundo vistazo, sin embargo, le confirmó que no se trataba de algo tan corriente. “Estaba agachado, se levantó y luego fue hacia otro tejado y luego volvió”, explica el testigo, que volvió al interior para llamar a la Policía: Cuando salió de nuevo, el joven seguía haciendo eses por el tejado. “Iba y volvía otra vez”. 


“Estaba muy ebrio, descoordinado. Yo le dije ‘¡Ey, ey, ey! y no me respondía. Luego, cuando me metí dentro, se escuchó un golpe muy fuerte”, continúa el testigo. Al parecer, se agachó para vomitar al patio interior (se podía ver el vómito en los tendales) y perdió el equilibrio. En su caída trató de aferrase a una tubería, que se rompió, así que siguió su caída, atravesando los tendales.


Su vecina y prima le advirtió de que debía haberse caído, bajó hasta el nivel del suelo y allí se lo encontró, sangrando por las orejas. “Intenté hacerle la reanimación, pero ya estaba muerto”, concluyó. Fueron los bomberos los que retiraron el cuerpo. 

Un okupa muere tras caerse desde un tejado en la calle del Doctor Fleming