Una impecable primera vuelta, un goleador, un polivalente y un nuevo sistema para coronar al Atlético

Los jugadores del Atlético celebran el título de liga
|

El Atlético de Madrid se proclamó campeón de LaLiga Santander 2020-2021 después de una campaña doméstica en la que fue el más regular, apoyado en una impecable primera vuelta que le hizo distanciar con más de diez puntos a sus principales rivales, la llegada de un goleador como Luis Suárez, en la polivalencia de Marcos Llorente y en un cambio de sistema flexible impuesto por Diego Pablo Simeone.


Siete años después de su última conquista, el conjunto colchonero se convirtió de nuevo en ganador de LaLiga, superando a Real Madrid y FC Barcelona, con un juego brillante en la primera parte y uno menos lúcido que le hizo ir perdiendo la gran ventaja que había amasado y que había provocado que se le diese por campeón por anticipado.


En el torneo doméstico más apretado de las últimos años y con continuos ajustes del calendario, los de Diego Pablo Simeone fueron capaces de ser lo más regulares y de sufrir sus momentos más de duda en la última parte, donde fue capaz de sacar carácter para aferrarse a un primer puesto que ha sido suyo prácticamente desde el principio.


El Atlético tardó en arrancar pese a un comienzo demoledor en el Wanda Metropolitano, con un 6-1 al Granada, pero luego se frenó con dos empates sin goles ante el Huesca y el Villarreal que arrojaron ciertas dudas. Sin embargo, replicó con siete victorias seguidas hasta que el Real Madrid le frenó en el Di Stéfano (2-0) para colocarse a tres puntos.


Fue un espejismo porque los colchoneros continuaron muy regulares y a golpe de victoria, mientras que tanto madridistas como el Barça seguían cediendo puntos. A finales de enero, la ventaja con ambos era de diez puntos y todo hacía presagiar que no habría remontada por parte de sus perseguidores.


Pero entonces apareció el mal momento del líder, que ni siquiera pudo aprovechar su temprana eliminación en la Liga de Campeones ante el Chelsea y en la Copa del Rey para mantener su ventaja. No pudo ajusticiar al Real Madrid en el derbi y empezó a perder puntos en lugar de conseguir victorias, pero cuando todo se apretó de manera increíble con Real Madrid, FC Barcelona y Sevilla, logró aguantar, con algo de 'ayuda' de sus rivales. El Barça tuvo en su mano ponerse líder, pero perdió en el Camp Nou ante el Granada (1-2) y el Real Madrid pudo hacerlo ganando al Sevilla, pero empató (2-2). Entonces, el Atlético ya no soltó su presa.

El conjunto colchonero se ha proclamado campeón sacando mucho partido a la inversión que no le había funcionado del todo la pasada temporada en jugadores y a la llegada de un goleador de la talla de Luis Suárez, que aterrizó en el vestuario casi 'gratis' procedente del FC Barcelona.


El delantero uruguayo demostró enseguida sus dotes y por momentos pareció incluso ser candidato al 'pichichi'. El de Salto, como bien recordó en varias ocasiones el 'Cholo', modificó un tanto el juego rojiblanco y el '9' respondió con goles. Llevaba 16 a principios de febrero, pero ahí, al igual que su equipo, comenzó a frenarse y una lesión muscular tampoco ayudó, aunque concluyó con 21 goles, dos de ellos claves en las dos jornadas finales.


A su lado, destacó la figura de un Marcos Llorente que continuó con la progresión que le había impulsado del ostracismo a ser indiscutible con su actuación en Anfield en la Champions en marzo de 2020 antes del parón por la pandemia.


El 'Cholo' continuó encontrándole un sitio para ser un 'todoterreno', capaz incluso de jugar de carrilero o como segundo delantero, y el madrileño respondió con una campaña soberbia con números muy importantes. Doce goles y once asistencias para ser un jugador clave en el título.


También sobresalieron en este título Koke Resurreción, pieza clave en el centro del campo y único superviviente 'real' del título de 2014 por la poca participación entonces de José María Giménez, un Jan Oblak clave con sus paradas o un Stefan Savic que se erigió en el gran líder de la defensa.


Pero Diego Pablo Simeone jugó igualmente un papel clave con un cambio de sistema con el que sacó partido a sus armas. El 'Cholo' innovó con un sistema con tres centrales y dos carrileros, Trippier, hasta que tuvo que parar por la sanción de la Federación Inglesa, y un Carrasco que se adaptó perfectamente a esa posición y que también dio continuidad al gran rendimiento con el que había acabado el año pasado.


Y entre los centrales, el técnico argentino logró encontrar la mejor versión de un Mario Hermoso, titular indiscutible tras un primer año donde apenas había contado. Algo similar le pasó al mexicano Héctor Herrera al comienzo de la temporada cuando se convirtió en el compañero de Koke, pero el coronavirus y un problema personal le volvieron a alejar.


En cambio, no fue tampoco la temporada del despertar de Joao Felix. El delantero portugués, pese a un buen comienzo, terminó sin poder cuajar ni de ser importante en el equipo y Ángel Correa, destacado en el tramo final, le acabó quitando el sitio. 7 goles, uno más que en la 2019-2020, y 6 asistencias fueron sus números en la campaña doméstica.


Una impecable primera vuelta, un goleador, un polivalente y un nuevo sistema para coronar al Atlético