Emoción y victoria del Básquet Coruña en Riazor

El pívot nigeriano Nwogbo, ante el visitante Kabasélé | Javier Alborés
|

El Básquet Coruña aprovechó la ventaja de campo en la primera serie de los playoffs de ascenso a la Liga ACB y firmó una victoria emocional ante el Oviedo Baloncesto (74-66) y delante de unos mil espectadores en el Palacio de Riazor. 


El equipo de Sergio García disputará el segundo encuentro de la eliminatoria el martes 25 en Pumarín, una pista maldita, donde nunca ha ganado en doce visitas. Allí podría cerrar su clasificación para las semifinales, pero si falla tendrá una segunda oportunidad, el viernes 28, de nuevo en casa.


Se cruzaron en Riazor dos equipos muy físicos, quizá los dos más fuertes de la categoría en ese apartado, un factor que determinó el desarrollo del encuentro, con muchos contactos y faltas: 18 por parte local y 19 de los visitantes.


Los nervios del primer partido de los playoffs agarrotaron a BC y Oviedo, que fallaron mucho, demasiado: el equipo naranja firmó un 39% de acierto en tiros de campo y 34% desde la línea de tres, mientras que el asturiano se quedó en 35% y 24% desde el arco. Esos porcentajes paupérrimos son la asignatura pendiente de ambos para el martes.


Obstinados

El conjunto de Sergio García se empecinó con la larga distancia en el primer cuarto. Intentó once lanzamientos desde los 6,75metros. La parte positiva es que anotó cuatro, uno de Peña, dos de Javi Vega y otro de Matulionis para marcharse por delante en el marcador al término de los diez minutos iniciales (17-15).


En el segundo cuarto embarrancó el BC, que sólo firmó dos puntos, una solitaria canasta de Jakstas, en cinco minutos. Tampoco estuvo muy católico el Oviedo, pero lo suficiente para ponerse por encima (22-25). Los locales volvieron del tiempo muerto con un triple de Peña. Una bombita de Javi Vega y tres tiros libres del dominicano dejaron el marcador en un pobre 32-31 al descanso.


Si en la primera mitad las diferencias fueron casi siempre estrechas, en la segunda fue todo mucho más volátil: una racha por aquí y otra por allá. La primera fue un 0-8 visitante con dos triples de Speight para el 32-39 que acabó en tiempo muerto de García.


Respuesta

Contestó el BC con un 9-2 gracias a dos acciones de Vega –un tiro en ‘fade away’ y un triple–, una bandeja de Monaghan y un aro pasado de Peña. Lezkano paró el encuentro con 41-41, Frey enchufó un triple y Arteaga bailó a Nwogbo dos veces en el poste para un 0-5 que devolvió el mando a los asturianos (43-48).


El pívot, mitad nigeriano y mitad estadounidense, se picó y retó al veterano Arteaga con seis puntos –dos acciones de 2+1 incluidas— que, unidas a un triple de Matulionis, lideraron un 11-2 para el 56-50 al término del tercer cuarto.


El último periodo empezó como finalizó el anterior, con un triple de Osva. Y entonces el BC se apagó en ataque y concedió en defensa, tanto que el Oviedo encadenó un 0-15 con cinco puntos de Speight, otros cinco de Norelia y un triple de Brown (59-65).


Pintaban bastos, pero la defensa y la erupción anotadora de Monaghan (seis puntos) y Peña (cinco) en el clutch time levantaron al conjunto naranja y a la grada cuando más lo necesitaban. Un 15-1 en los cinco minutos finales que sentenciaron el choque y encarrilan la serie.


Ficha técnica


Básquet Coruña (15+15+24+18): Peña (20), Javi Vega (13), McGhee (5), Matulionis (11), Monaghan (10) –quinteto inicial– Bjornsson (0), Badmus (0), Maiza (0), Jakstas (5), Nwogbo (10), Belemene (0).


Oviedo Baloncesto (15+16+19+16): Speight (12), Brown (8), Arteaga (9), Saúl Blanco (4), Norelia (11) –quinteto inicial– Frey (18), Oluyitan (2), Meana (0), Bartolomé (0), Kabasélé (0), Martí (2), Fall (0).


Árbitros: Morales, Mas y González Cuervo. Sin eliminados.

Emoción y victoria del Básquet Coruña en Riazor