Galicia y Castilla y León rinden homenaje al piloto que murió apagando un incendio en Lobios

Familiares y autoridades en el homenaje en el aeropuerto de Matacán al piloto que falleció en Losbios en agosto de 2020/EUROPA PRESS.
|

Galicia y Castilla y León han rendido homenaje al piloto Maxi Plaza, que falleció días después de un accidente aéreo que sufrió cuando se encontraba extinguiendo un incendio en Lobios (Ourense) en agosto de 2020.


El homenaje ha tenido lugar en el aeropuerto de Matacán (Salamanca), donde comenzó su pasión por volar y cuyas instalaciones se encuentran cerca de su localidad natal, Babilafuente, un acto que se ha celebrado precisamente en el hangar de la empresa Babcock, con la que volaba en su tarea de extinción de incendios forestales.


Al acto han asistido familiares y amigos, además de los delegados del Gobierno en Castilla y León y Galicia, Javier Izquierdo y José Miñones, la subdelegada del Gobierno en Salamanca, Encarnación Pérez, y representantes de la empresa Babcock, del Ayuntamiento de Babilafuente y del aeropuerto y de la base aérea de Matacán.


El homenaje ha contado con distintas intervenciones y ha terminado con la entrega de la Medalla al Mérito de la Protección Civil en su categoría de Oro con distintivo rojo, que han recibido sus padres, además de unos ramos de flores en representación también de las instituciones, la empresa y el Ayuntamiento de Babilafuente.


Las intervenciones han comenzado con unas palabras de la subdelegada del Gobierno en Salamanca, Encarnación Pérez, quien ha recordado al piloto de 38 años por arriesgar y perder su vida por "salvar otras vidas" en "el más noble y generoso acto de servicio".


A continuación, el director ejecutivo de Babcock, Ángel Rodero, ha destacado los "valores que ejercía todos los días" de Maxi Plaza, de quien ha recordado su "trabajó duro" y su apoyo a los compañeros. "Te echamos de menos hoy y te echaremos de menos siempre", ha concluido.


"Cuestan vidas"

Por su parte, el delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, ha recordado que 1.060 kilómetros cuadrados de superficie en Galicia han sido asolados por las llamas en los últimos cinco años, con una media de cinco incendios al día si se cuentan todos los días del año, y que suponen pérdidas irreparables en la naturaleza; y también "cuestan vidas", ha añadido, como la del piloto de Babilafuente, que sufrió el accidente en Losbios, al igual que un compañero que también falleció; y ha terminado sus palabras queriendo hacer extensivo el homenaje a "todos los que luchan contra el fuego".


Después, el delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, ha insistido en la figura de Maxi Plaza, un piloto "muy experto" que volaba desde los 24 años y que luchó contra los incendios, lo que le costó la vida, al igual que su compañero. "Fallecidos en la tarea de salvarnos", ha añadido en recuerdo de ambos.


Finalmente, han tomado la palabra Verónica Pérez, en representación de la familia, y su padre, Marcelino Plaza, quienes han reconocido el dolor por la muerte del piloto, a quien han recordado con palabras de amor y con el mensaje de que se fue un hombre entregado a volar y a apagar incendios pero también "un buen padre, un buen hijo, un buen hermano, un buen amigo".

Galicia y Castilla y León rinden homenaje al piloto que murió apagando un incendio en Lobios