Fieles, a pesar de todo

5.000 espectadores estuvieron presentes en el partido entre el cuadro blanquiazul y entre el Numancia, récord del curso, debido a las restricciones sanitarias |Quintana
|

Nada dura en el Deportivo desde hace muchos años. Bailes de entrenadores, ahora llamados ‘castings’, Consejos de Administración que entran y salen y plantillas que de un año para otro cambian por completo.


Lo único que se mantiene fiel e inquebrantable es su afición, que no ha dejado de apoyar al club. Buena muestra de ello es que este año, en Segunda B, el Deportivo cerró la temporada 2020-21 con 22.364 abonados.

EL DETALLE
En el último duelo del curso ante el Numancia hubo récord de aforo, con 5.000


Los olívicos, por debajo


Una cantidad nada desdeñable, teniendo en cuenta la categoría en la que militó la escuadra herculina, que competirá el curso venidero en la misma, y que supera por mucho a los abonados del Celta de Vigo. El presidente Carlos Mouriño, en una reciente comparecencia de prensa, reconoció que cuentan con 16.801 y que perdieron más de 5.000 con respecto a la campaña anterior.



Números de élite


Además, los blanquiazules consiguieron situarse por delante de 12 de los 20 equipos que militan en Primera.
Unos números correspondientes a cifras previas a la pandemia por coronavirus, lo que da una idea del mérito de los coruñeses, que también batieron récord de abonados en esta tercera categoría del fútbol español.


Una competición que el año que viene se llamará Primera RFEF y que se parecerá muy poco al esprint que supuso este curso, en el que los herculinos se quedaron a las puertas de luchar por el ascenso a Segunda, meta primordial.


EL DATO
Solo clubes como Real Madrid, Barça, Betis o Sevilla, por delante


En ese número de socios tan solo se quedan por detrás de clubes muy wpoderosos como Real Madrid, Atlético de Madrid, Betis, Athletic, Barcelona o el Sevilla.


Una muestra que evidencia que, como suelen decir los aficionados coruñeses, “en las malas, mucho más” han apoyado a su equipo y no le han dado la espalda.


Un curso en el que tampoco han podido estar siempre animando. Las restricciones derivadas por la pandemia por coronavirus lastraron muchas de las opciones de que los seguidores pudiesen acudir al Abanca Riazor en esta campaña.


Sí que pudieron hacerlo en la primera jornada, ante el Salamanca UDS, aunque solo optaron a entrar 3.000 y el empeoramiento en los indicadores de la incidencia hizo que la mayor parte de los partidos no fuesen con público o el ratio fuese tan reducido (150 espectadores) que fuese cubierto con los compromisos publicitarios del club coruñés.


Justamente en el último partido en casa del curso, ante el Numancia, se batió el aforo de la temporada, con 5.000 hinchas en las gradas. 

Fieles, a pesar de todo