Marlaska asegura que la limitación urbana a 30 km/h permitirá que las calles sean un "foro público" para los ciudadanos

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska
|

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha defendido este lunes la importancia de que la velocidad en ciudad esté limitada a 30 km/h, ya que la medida "genera ciudades más calmadas, más saludables y más sostenibles".


"Calles para la vida, sí, pero también para vivir; queremos calles que recuperen ese papel de foro público, de interacción social que permita a ciudadanos relacionarnos, interactuar y crecer como sociedad moderna, comprometida con el prójimo y su entorno vital; calles para ejercer la ciudadanía en libertad como procede en el siglo XXI".


Así lo ha asegurado el ministro en una jornada organizada por la DGT este lunes, enmarcada dentro de la VI Semana Mundial de la Seguridad Vial organizada por Naciones Unidas y que este año se dedica a los 30 km/h en las ciudades.


Durante su intervención, Marlaska ha recordado que la nueva medida aprobada por el Gobierno, que entró en vigor el pasado martes 11 de mayo, afecta al 70% de las calles de España. "Esto no es una ocurrencia nuestra, ni del Gobierno ni de las autoridades españolas ni de la Administración, es de los propios organismos internacionales: Naciones Unidas, la OMS y la UE", ha advertido el ministro, que indica que estos organismos han seguido "con interés inusitado" la aprobación de la norma en España.


"TRES CLAROS EJEMPLOS DE COMPROMISO MUNICIPAL"
Marlaska ha destacado tres ciudades españolas que han sido un ejemplo a la hora de aplicar el límite de 30 km/h en vías urbanas y travesías. "No quiero evitar una mención a Bilbao, una de las ciudades que mejor ha entendido, explicado y aplicado esa medida, la primera de más de 300.000 habitantes en declararse Ciudad 30", ha valorado el ministro, que también ha mencionado a Málaga y Valladolid.


"Bilbao, Málaga y Valladolid son tres claros ejemplos de compromiso municipal por la sostenibilidad y con la seguridad vial, de apuesta decidida por medidas que conseguirán que nuestras ciudades sean indefectiblemente mucho más humanas", ha puesto de manifiesto.


En este punto, Marlaska ha recordado que el Gobierno no ha "ocultado" que esta medida para rebajar la velocidad máxima de circulación en ciudad era una petición de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y ayuntamientos "concienciados" como el de Madrid, Barcelona, Zaragoza, Málaga, Bilbao, Sevilla, Valladolid.


UNA DEMANDA INTERNACIONAL
Pero también era una "demanda internacional", pues en la III Conferencia Mundial sobre Seguridad Vial, celebrada el pasado mes de febrero en Estocolmo, se apostó por reducir el límite de velocidad en ciudades a 30 km/h, medida que venía recogida en el documento 'Salvar vidas más allá de 2020', en su Recomendación número 8.


Además, recuerda que la UE basa su estrategia de seguridad vial para 2021-2030 en el enfoque denominado sistema seguro, que determina que la limitación de la velocidad ayuda a reducir las consecuencias lesivas importantes.


"La concentración de usuarios vulnerables en zonas urbanas, junto a la complejidad de los patrones de tráfico y la frecuencia de las interacciones de los usuarios, no puede garantizar adecuadamente la seguridad de todos cuando la velocidad está por encima de ese nivel seguro", ha señalado.


INCREMENTO DEL 6% DE MUERTOS EN CIUDADES
En 2019, la siniestralidad en zonas urbanas incrementó un 6% respecto a 2018 --cuando en las vías interurbanas descendió un 6%--, y el 80% de los fallecidos eran de colectivos vulnerables (motoristas, ciclistas y peatones). Además, ese año fue el primero en que las víctimas de colectivos vulnerables superaron a las víctimas ocupantes de vehículos de cuatro ruedas.


De hecho, Marlaska ha informado que este fin de semana han muerto en las carreteras españolas una docena de personas, de los cuales la mitad eran motoristas. "Estamos trabajando de forma intensa desde la DGT en establecer protocolos en materia de protección de los usuarios vulnerables", ha afirmado.


Finalmente, el ministro ha vuelto a insistir en la importancia de limitar a 30 km/h la velocidad en ciudades, recordando que el riesgo de fallecer por atropello en ciudad con un límite de velocidad de 50 km/h es de un 90%, mientras que esta probabilidad baja al 10% si se reduce la velocidad a 30 km/h. "Es una simple razón suficiente, aunque hay otras muchas", ha justificado la medida.


Marlaska asegura que la limitación urbana a 30 km/h permitirá que las calles sean un "foro público" para los ciudadanos