Añorados kioscos

|

Hoy hablaré de un tema curioso y a su vez, único, nuestros kioscos. Sí los añorados kioscos. Estos están hoy en día en una situación delicada, por el escaso rendimiento que supone el mantener esta casa ambulante, las nuevas tecnologías han sido provechosas en unos casos y dañinas en otros, el asunto es que los kioscos, poco a poco van desapareciendo de nuestro entorno callejero, algunos se han retirado del espacio que ocupaban y ya nadie se acuerda de ellos, salvo los que eran clientes en su momento o pasean por el lugar y observaban el kiosco, o simplemente compraban algo, fuese el diario, una revista ó unas golosinas. Lo cierto que los kioscos están a, día de hoy, en la cuerda floja y es una pena, ya que, hacen una gran labor social y de ayuda a la cultura. Claro que todo ciclo tiene sus inconvenientes, al igual que sucede con el pequeño comercio en general.


Dicho esto, de mi admiración por el amor y dedicación que hacen en su trabajo diario, en todas adversidades climáticas y ahora sobre todo aguantando el temporal económico que tienen encima, que, ya es mucho aguantar, la pandemia les trató mal como a todos en sus respectivas economías y esto. Lo han tenido que notar mucho, pese a la adversidad, unos siguen en la brecha, mientras que otros han desaparecido. A estos me quiero referir.


Hay cuatro kioscos cerrados, posiblemente sean más, pero hoy, hablaré de cuatro que conozco y que en algunas ocasiones tuve la oportunidad de comprar algo, de uno de ellos, era cliente asiduo y su distribuidora una gran señora que conocía bien el negocio y sus clientes, tuvo que cerrar, por que, ya no aguantaba más, el negocio no daba ni para ir tirando, está situado en la calle Ferrol, esquina a la Plaza de Galicia, lleva, cinco años cerrado. El segundo, está situado en la esquina de Juana de Vega, con el Cantón Pequeño, lleva poco más de un año cerrado (se retiró el sábado 8) el tercero, se encuentra en la calle Donantes de Sangre, al final de la acera camino de parque e Iglesia de San Pablo, el cual lleva cerrado sobre un año. Todos han tenido que, bajar la persiana por una misma razón, falta de aliciente económico para seguir resistiendo.


Queda un cuarto kiosco, veterano de todos, situado en el lugar más céntrico de la ciudad, los Jardines de Méndez Núñez, frente al estanque de la Jurista Concepción Arenal. Que lleva cerrado la friolera de unos 20 años y todavía sigue en el lugar. Todos estos kioscos, han cumplido en su momento una función estimable, ahora el viandante reclama su espacio al estar cerrados y dejar de hacer la función para la que fueron instalados, llegó la hora de retirarlos de las calles y dejar limpio el entorno de suciedad y abandono, con el peligro que conlleva la degradación de estos pequeños kioscos. Por tanto, el Ayuntamiento o quién corresponda, debe poner manos a la obra y proceder al retiro de estos kioscos de la vía publica, en unos momentos que ocupan un espacio vital para el peatón y sobre todo de pulcritud ciudadana en dichas vías. Cualquiera de ellos, se merece un retiro honroso por los servicios prestados a la comunidad en su momento.

Añorados kioscos