Esquerra hace que se desvanezcan los delirios de Puigdemont

FOTO: Pere Aragonés | efe
|

Parece que el sueño –delirio, más bien– de Carlos Puigdemont de marcar el rumbo del independentismo catalán desde su refugio de Waterloo se desvanece. ERC, ese partido al que los secesionistas miran con recelo porque debe de tener menos puntos en el carné de soberanista que ellos, se ha cansado de las imposiciones de JxCat y va a intentar el gobierno en solitario. Que en la práctica es quedar a merced de los mismos grupos con los que no ha llegado a un acuerdo de investidura, pero mejor eso que repetir las elecciones. Aunque solo sea por ahorrarse unos buenos dineros, que ya se sabe que esa en Cataluña es una razón de peso. Puigdemont, que se debía de creer que tenía el mundo en sus manos después de huir de la justicia y ejercer como eurodiputado, tendrá que empezar a bajar de la nube. 

Esquerra hace que se desvanezcan los delirios de Puigdemont