Una beca para regresar e iniciar una nueva vida en la “terriña”

Rodríguez Miranda y Trenor con los beneficiarios del as becas en A Coruña | Javier Alborés
|

Los beneficiarios de las becas Beme en la provincia se reunieron ayer con el secretario xeral de Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, y con el delegado territorial de la Xunta, Gonzalo Trenor, para trasladarles sus impresiones y dudas acerca del programa en el que están participando.


Se trata de un programa que permite a gallegos residentes en el extranjero, o descendientes de emigrantes gallegos, con una titulación universitaria, volver a Galicia para cursar uno de los máster que ofrecen las tres universidades, con la intención de que puedan iniciar una nueva vida en Galicia.


Es el caso de Pablo Alberto Pérez, un abogado bonaerense, nieto de emigrantes pontevedreses que siempre tuvo “las ganas de venir para Galicia, hacer el viaje inverso de mis abuelos, que siempre me inculcaron el amor por la terriña”.


Gracias a la beca, Pérez vino con su pareja y sus tres hijos con la intención de instalarse aquí de manera definitiva. “Esto me permite ampliar mis estudios”, explica este abogado que está realizando un máster de Asesoramiento Jurídico Empresarial en la UDC.


A pesar de la pandemia, y “de todas las dificultades”, Pérez apunta que “nos abrieron la puerta” para dar este nuevo paso, que, aunque “un poco difícil al llegar”, sobre todo para sus hijos, en distintos niveles escolares, está “contento” por la “apuesta grande” que realizaron al venir aquí.


Similar es el caso de David López, un betanceiro que llevaba casi ocho años en el Reino Unido y ahora vuelve gracias al programa. Lo que iba para una experiencia puntual se acabó convirtiendo en una estancia más larga, aunque poco a poco la morriña le hizo “querer volver a la tierra”.


Pérez trabajaba en una compañía antipiratería, y ahora se encuentra de vuelta en casa realizando un máster en Gestión Ambiental.


Ampliación

Rodríguez Miranda anunciaba ayer que, tras el esfuerzo realizado en la actual convocatoria, con la pandemia por medio, el año que viene se ampliará.


Así, si este año los beneficiarios eran 150, en el curso 2020-2021 se ampliará en medio centenar más, hasta los 200 participantes. 

Una beca para regresar e iniciar una nueva vida en la “terriña”