Uno que no viaja por maleducado

FOTO: Benoit Paire | EFE
|

Entre ser de carácter fuerte y tener un problema de falta de educación hay una línea no tan fina como algunos quieren hacer creer. Es probable que el tenista francés Benoit Paire ya lo haya aprendido, después de que la Federación le haya excluido de la posible selección para los Juegos Olímpicos. No tendría mucho sentido que en la que se supone máxima representación de los valores del deporte participase un jugador capaz de escupir en respuesta a una decisión arbitral o de declarar que a él no le importa el tenis sino cobrar por los partidos. A este mejor que no se lo pongan de ejemplo a las futuras estrellas. 

Uno que no viaja por maleducado