La literatura trata de tomar un Día del Libro pasado por agua

La Librería Arenas dispuso una carpa para poder sacar los libros y las sesiones de firmas a la calle | Patricia g. fraga
|

Un año más, el Día del Libro ha vuelto a ser un tanto atípico, falto de actividades, sobre todo en el ámbito institucional, pero eso no ha hecho que los libreros dejen de festejar, de un modo u otro, esta jornada literaria.


A pesar de la constante amenaza de la lluvia, establecimientos como las Librerías Arenas salieron a la calle, tanto para ofrecer sus libros como para acercar a los autores al público con sesiones de firmas de escritores como Rober H.L. Cagiao, Chema Paz Gago, Luis Anguita o María Castro. Con menos despliegue otras librerías también sacaron algunos de sus libros a la calle, como fue el caso de Berbiriana.


En la calle también se halló la sorpresa de la presentación de la obra “Un hombre que se parecía a Cunqueiro”, del periodista José María Besteiro, que se realizó desde el paseo de O Parrote, con un bus de dos plantas y que se pudo seguir por streaming.


También hubo espacio para algún encuentro literario, como el que protagonizó el artista Manel Cráneo con los alumnos del instituto Agra do Orzán y al que también acudió la subdelegada del Gobierno, Pilar López Riobóo.


El mercado de la plaza de Lugo también festejó el día con dos acciones. Una, el estreno de un vídeo, en su canal de Youtube, en el que los propios placeros leen párrafos de obras en las que los alimentos son protagonistas. La segunda, una suerte de juego para los clientes, escondiendo una selección de obras por los rincones del mercado para ser encontrados por ellos.


Donación

Por otro lado, ayer también se produjo una donación de unos 200 libros por parte de la editorial Penguin Random House a los pacientes del área sanitaria de A Coruña y de Cee.


Los receptores fueron aquellos pacientes que se encontraban ayer recibiendo tratamiento en los hospitales de Onco-Hematología, Oncología y en las unidades de Trasplante Cardíaco y de Insuficiencia Cardíaca. 

La literatura trata de tomar un Día del Libro pasado por agua