La nueva competición restaría 1.720 millones en ingresos

Un cartel con el mensaje ‘Devolvednos a nuestro Arsenal’ colocado a las puertas del Emirates Stadium ayer | andy rain
|

La puesta en marcha de una Superliga como la anunciada por doce grandes clubes del continente tendría un impacto negativo de 1.720 millones en ingresos y 59.878 empleos, según LaLiga.


La patronal de clubes profesionales españoles, que ha manifestado en varias ocasiones su oposición a esta competición, asegura que la Superliga reduciría los ingresos de LaLiga y sus clubes un 43%, lo que supondría una merma de 1.720 millones de euros.


El impacto económico en los clubes que no disputen este torneo sería de 1.815 millones, una reducción del 66,1%, mientras que la reducción de la aportación que los equipos del fútbol profesional realizan al CSD y a la RFEF sería de 52 millones, un 61,2% menos.


A nivel global, los cálculos de la asociación que preside Javier Tebas aseguran que esta nueva competición mermaría en un tercio el impacto del fútbol profesional en el PIB español, del 1,37% que se calcula aporta actualmente a un 0,93%; y se reducirían en un 32,4% los puestos de trabajo, lo que supondría 59.878 empleos menos.


Tebas

Javier Tebas, presidente de LaLiga, consideró que Florentino Pérez, máximo dirigente del Real Madrid y de la Superliga, “está perdido. En diciembre de 2020 ya dije que Florentino Peréz estaba muy DESPISTADO, ahora está PERDIDO, ni el fútbol está arruinado como él dice, ni la SUPERLIGA, que es uno de los problemas, puede ser la solución, es la muerte del fútbol”, indicó Tebas en un tuit publicado ayer.


Deporte federado

La Asociación del Deporte Español (ADESP) puso de manifiesto “el perjuicio que podría suponer para el deporte federado” español la creación de la Superliga europea de fútbol, puesto que “podría afectar a proyectos en los que colaboran conjuntamente LaLiga y las federaciones deportivas”.


El organismo subrayó que “la creación de esta nueva competición podría afectar a proyectos en los que colaboran conjuntamente LaLiga y las Federaciones Deportivas Españolas” y que están relacionados con la modernización de la industria “en materias como la gestión de las entidades federativas, la transformación digital y audiovisual o la formación para los profesionales de las federaciones, entre otras”.


Por otra parte, los clubes participantes en la Superliga podrían perder 2.500 millones de euros en valor de marca combinado, según cálculos de la consultora Brand Finance.


El cálculo contempla una pérdida de ingresos de 1.100 millones de euros al año para los clubes fundadores, resultado de la caída de facturación por derechos de emisión, ingresos comerciales e ingresos en día de partido (entradas, abonos y consumos) suponiendo que estos equipos no pudieran competir en Liga de Campeones ni en sus ligas.


Además, esta consultora ha considerado que el impacto también se trasladaría a otros clubes que no participarían en esta competición, a los que podría restar un 25% de su valor de marca. 

La nueva competición restaría 1.720 millones en ingresos