La UE adopta sanciones contra diez civiles y dos empresas de Birmania por el golpe de Estado

Una manifestación antimilitar en Myanmar (Birmania) | STRINGER
|

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) aprobaron este lunes sanciones contra diez civiles cercanos a la junta militar responsable del golpe de Estado en Birmania y contra otras dos empresas.


Entre los diez individuos afectados figura el ministro de Información, Chit Naing, mientras que las dos compañías controladas por el Ejército son Myanmar Economic Holdings Public Company Limited (MEHL) y Myanmar Economic Corporation Limited (MEC).


Las personas sancionadas son responsables de "menoscabar la democracia y el Estado de Derecho en Myanmar" y de "decisiones represivas y violaciones graves de derechos humanos", especificó en un comunicado el Consejo de la UE, que reúne a los países.


Las dos empresas son grandes conglomerados que operan "en muchos sectores de la economía" birmana, agregó el Consejo.


"Las sanciones adoptadas apuntan específicamente a los intereses económicos del régimen militar de Myanmar, que es responsable del derrocamiento del gobierno democráticamente elegido de Birmania. Las sanciones están diseñadas de tal manera que se evite un daño indebido al pueblo de Myanmar", subrayó la UE.


Aseguró que la decisión de este lunes tiene como objetivo "lograr un cambio en el liderazgo de la junta" y también enviar el mensaje de que "continuar por el camino actual solo traerá más sufrimiento y nunca otorgará ninguna legitimidad".


Las sanciones, que ahora afectan en total a 35 individuos y dos empresas de Birmania, consisten en una prohibición de viajar al territorio comunitario y una congelación de los activos que tengan en la UE.


Además, los ciudadanos y empresas de los Veintisiete tienen prohibido poner fondos a disposición de los individuos y entidades sancionados.


La ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, anunció las sanciones en una rueda de prensa posterior a la videoconferencia que este lunes mantuvo con sus homólogos comunitarios.


El 22 de marzo, los Veintisiete ya sancionaron a 11 personas relacionadas con el golpe de Estado en Birmania el pasado 1 de febrero, entre ellas al comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Min Aung Hlaing, y al subcomandante en jefe, Soe Win.


Entre los sancionados se incluía también al presidente de la nueva comisión electoral designada por la junta militar que anuló los resultados de las elecciones de 2020, ganadas por el partido de la líder de Liga Nacional para la Democracia (LND), Aung San Suu Kyi, detenida tras el golpe de Estado.


Intervención militar aparte, la UE también había incluido a otras 14 personas del mismo país en su lista de sanciones por los "actos atroces" que han cometido contra la población rohinya.


Esas sanciones se añadieron a otras medidas adoptadas anteriormente como la congelación de la ayuda financiera a los militares que gobiernan en Birmania, el embargo de armas y la prohibición de exportar al país equipamiento de doble uso que puede ser utilizado para reprimir a la población. 

La UE adopta sanciones contra diez civiles y dos empresas de Birmania por el golpe de Estado