Hamilton sigue con hambre

El piloto de Mercedes pasa por encima de un piano en el Autódromo de Enzo y Dino Ferrari durante la clasificación | Florent Gooden/DPPI/ep
|

Con una vuelta perfecta y algo más. Eso que sólo han tenido algunos pocos elegidos en la historia de la Fórmula Uno. Llámese genialidad, autoexigencia o hambre. Todo ello lo tiene Lewis Hamilton para dominar el tiempo actual en el gran circo del automovilismo.


El piloto británico, vencedor hace tres semanas en Baréin, partirá desde la ‘pole’ en Imola (Italia) tras haber sorteado la amenaza de los Red Bull. El mexicano Sergio Pérez y el neerlandés Max Verstappen saldrán desde el segundo y tercer puesto de la parrilla, confirmando el buen momento de la escudería de la bebida energética, aunque eso no le alcance –al menos todavía– para batir al líder del Mundial.


El inglés firmó en el Autódromo Enzo e Dino Ferrari su ‘pole’ número 99 en la Fórmula Uno. Extendió su propio récord. Movido por la pujanza de sus rivales, el siete veces campeón del mundo y defensor del título se ganó el derecho de iniciar en primer lugar la carrera que se disputa hoy en el Gran Premio de la Emilia-Romagna.


Le sacó 35 milésimas a Sergio Pérez, que apenas es nada en la medición de tiempos. Así de ajustada está la batalla esta temporada, aunque siga mandando el piloto de Stevenage.


En Imola estará especialmente vigilado el inglés. A su derecha, la amenaza del ‘Checo’, que nunca antes se había visto tan cerca del primer lugar. Es la mejor calificación de su vida. Y, justo detrás, Verstappen. Hamilton no tendrá escudero en las primeras curvas, toda vez que el finlandés Valtteri Bottas, su compañero en Mercedes, solo pudo ser octavo.


Bottas, superado

Le superaron en la sesión clasificatoria el monegasco Charles Leclerc (Ferrari), el francés Pierre Gasly (AlphaTauri), el australiano Daniel Ricciardo (McLaren) y el británico Lando Norris (McLaren), a quien Dirección de Carrera anuló su mejor vuelta por rebasar los límites del trazado.


Su presencia en la segunda plaza fue pasajera, aunque suficiente para advertir de que también ellos pueden dejar huella en la pista italiana.


El francés Esteban Ocon (Alpine), noveno, y el canadiense Lance Stroll (Aston Martin), décimo y que ni siquiera marcó un tiempo en la Q3, defenderán su lugar en los puntos.


Una remontada se exige, en cambio, el español Carlos Sainz, undécimo y que no pasó el corte por apenas 0.061 segundos. Deseoso de firmar una buena actuación en el circuito que lleva el nombre del fundador de Ferrari, el madrileño deberá progresar tras una sesión de calificación bastante discreta en la que se dejó “dos o tres décimas por el camino”.


Reconoció, no obstante, que le faltó “consistencia” y que no no completó “ni una vuelta buena”. Sainz cree que todavía está “un poco verde”, por lo que pidió tiempo para “seguir aprendiendo y acumulando kilómetros” con su Ferrari.


También se quedaron fuera de la última tanda el británico George Russell (Williams), el alemán Sebastian Vettel (Aston Martin), el canadiense Nicholas Latifi (Williams) y el también español Fernando Alonso (Alpine), quienes se repartieron de la duodécima a la decimoquinta posiciones en la parrilla de salida.


Sin la velocidad deseada se vio el asturiano, cortado igualmente en la segunda tanda de calificación y que afronta la carrera de hoy con la determinación de sumar sus primeros puntos del curso. De Baréin, hace tres semanas, se marchó de vacío.


Alonso, sin velocidad

El doble campeón mundial explicó tras la sesión de calificación que “el coche iba bien” y no ha tenido problemas, “pero la velocidad no está ahí” y se emplazó a la carrera para intentar escalar hasta las posiciones que dan puntos. “Ojalá podamos cambiar la balanza con respecto a Baréin y que el domingo podamos sumar algún puntillo”, deseó.


Previamente, en la Q1, encontraron su techo los Alfa Romeo del finlandés Kimi Raikkonen y del italiano Antonio Giovinazzi y los Haas del alemán Mick Schumacher y el ruso Nikita Mazepin, además del japonés Yuki Tsunoda (AlphaTauri), que no completó ni una vuelta cronometrada.


Los pilotos miran al cielo. Y es que todas las previsiones arrojan una posibilidad entre el 40% y el 60% de lluvia sobre el circuito a la hora de la carrera (15.00). El Gran Premio de Italia y la Emilia-Romagna será sobre mojado. l

Hamilton sigue con hambre