Dos penaltis absurdos hunden un poco más al Lugo

La entidad rojiblanca acumula cinco derrotas seguidas y trece jornadas sin ganar | cdlugo
|

Dos penaltis absurdos dieron vida al Alcorcón, que abandona las posiciones de descenso, y hundieron al Lugo (1-3), que había logrado reponerse de una pésima primera parte y acabó estrellándose por sus errores en área propia que le dejan al borde del abismo.


Era una final por la permanencia y el Lugo la afrontó con nuevo sistema (cinco atrás) y cuatro cambios en el once que había caído en Mallorca. De la prudencia con que comenzó el partido salió reforzado el Alcorcón, que generó tres saques de esquina en el primer cuarto de hora.


El equipo madrileño transmitió mayor sensación de peligro y lo confirmó en el ecuador de la primera parte tras una pérdida del Lugo en el medio del campo. Marc Gual sirvió un gran pase desde la banda derecha, Venancio no llegó a tiempo para despejar y Dani Ojeda anotó en el segundo palo.


Giro de guión

Luis César, contra las cuerdas, propuso un giro de guión con la vuelta a la línea de cuatro defensas y la entrada de Appiah y Herrera. El equipo lo agradeció. De la apatía del primer tiempo pasó a la productividad ofensiva en la reanudación.


Cuatro minutos bastaron al equipo local para restablecer la igualada con un pase filtrado por Juanpe para Carrillo, la salida en falso de Dani Jiménez y la llegada de Cristian Herrera, que superó al portero cuando intentaba recuperar su sitio.


El Lugo confirmó que el fútbol es un estado de ánimo. Herrera rozó el doblete en un par de minutos a centro de Campabadal y el lateral reclamó penalti poco después en una caída ante José León, pero el árbitro no lo sancionó.


Los gallegos quisieron más, pero pagaron su ambición con un delantero como lateral derecho (Chris Ramos), Por esa banda, llegaron dos penaltis absurdos. El primero, de Juanpe Jiménez sobre Ojeda, lo convirtió el jugador alfarero después del rechazo del portero Cantero.


Quedaba un cuarto de hora y los de Anquela lo durmieron hasta que se encontraron con la segunda pena máxima. Chris Ramos, lentísimo en la salida del balón, no vio llegar a Ernesto, que acabó sobre el césped. Vicandi lo castigó y Kelechi lo transformó dando vida al Alcorcón y dejar al Lugo y a Luis César muy tocados. 

Dos penaltis absurdos hunden un poco más al Lugo