Luis López ”Gabú”, en Moretart

|

Extraordinaria es la trayectoria de fotógrafo de Luis López “Gabú” (A Coruña, 1963), cuya cámara ha viajado, tratando de captar lo más significativo y profundo de su alma, por los más dispares y arriesgados caminos de África, Asia y América del Sur. Del camino y sus incitaciones mágicas trata su muestra actual en Moretart, en la que tiende puentes entre la Vía de Peregrinaje a Santiago y ese otro sendero marítimo que llevó tantos gallegos a La Habana, lo que la convirtió en el centro de galleguidad más importante del Nuevo Mundo, pues allí florecieron iniciativas fundamentales para nuestra cultura, como el Himno gallego y la Academia Gallega. Dos son las luces con las que enfoca, sabiamente, estos aspectos de nuestro ser: el lado mágico y misterioso del Camino de Santiago, con sus fragas umbrías y sus nebulosas claridades, necesita de los contrastes en blanco y negro y, por medio de ellos configura claroscuros que resaltan un aspecto fundamentales de nuestra naturaleza y de nuestra alma: la exuberancia barroca. Pero para La Habana y sus desaparecidos esplendores de antaño, recoge el silencio color ámbar-tabaco de las nocturnas calles vacías, estremecido de perdidos recuerdos y de soledades; ahí, en el corazón de esta atmósfera cálida, se yergue el magnífico edificio del Centro Gallego, exuberante también de arquitecturas modernistas y vivo testimonio de una burguesía ilustrada. Para captar el sobrecogimiento ancestral que el Camino puede despertar en los peregrinos, se adentra en las espesuras del bosque, donde retorcidos árboles de ramas desnudas parecen alzarse en implorantes ruegos hacia la difuminada y lejana claridad, como ocurre en las fotos “Arte y naturaleza” y, muy especialmente, en “Niebla”, un prodigio en la captación de la huidiza y lejana luz solar, que apenas asoma escondida tras la espesa y negra fronda. Según él dice, fotografía con los ojos de un escultor, cincelando las sombras para construir arbóreas catedrales de troncos y ramas a las que hace hablar con druídico animismo. Son fotos que podrían ilustrar a Baudelaire: ”La naturaleza es un templo donde vivos pilares/ dejan salir a veces confusas palabras...” Y, si gran parte de su obra está insuflada de respeto sacral por todo tipo de espiritualidad (baste recordar su maravillosa muestra “Madrasas africanas”, en el Museo Nacional de Antropología de Madrid), ahora la culmina con estas fotos ( que en 2015 expuso en el Museo de Bellas Artes de La Habana, con el título “Arte y ritual en la catedral de Santiago”). Tras haber estudiado meticulosamente los movimientos del sol en torno a la catedral, consigue captar su apoteosis en el instante en que el “Rayo de luz” se desliza en vertical sobre el botafumeiro y el sacerdote que oficia en el altar. Así hace que la más antigua deidad, el dios Sol, esculpa las sombras y el ritual de unión entre el peregrino humano, el arte y la naturaleza culmine en ese instante: portento de la helíaca luz, consumado por obra y gracia de este mago de la fotografía que es Luis Gabú.

Luis López ”Gabú”, en Moretart