La Xunta destina un millón de euros a comprar viviendas para alquiler social en el centro de A Coruña

El Orzán es una de las zonas más necesitadas de rehabilitación de la ciudad | patricia g. fraga
|

La Xunta, a través de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, ha vuelto a poner en marcha el programa Rexurbe: consiste en una oferta pública de adquisición de inmuebles. El presupuesto es de 1,5 millones de euros, y abarca a las poblaciones de Ribadavia y Tui, pero es A Coruña la que se llevará la mayor parte de la inversión, con un millón de euros. Se trata de la segunda vez que A Coruña es incluida en este programa, y en la anterior ocasión, con idénticas condiciones, la Xunta no recibió ninguna oferta.


El objetivo es rehabilitar los pisos y ofrecerlos como viviendas de alquiler social para el Rexistro de demandantes de vivenda de Galicia. Los pisos ofertados tienen que estar situados en la zona centro de la ciudad, como Pescadería y la Ciudad Vieja porque uno de los criterios que se tendrán en cuenta es el área donde se encuentre, y si tienen algún valor arquitectónico especial que aconseje su recuperación para contribuir a la regeneración ambiental del lugar. Especialmente, si se trata de una manzana completa. 


Tienen que estar libres de servidumbres y cargas, y los costes de rehabilitación no deben ser demasiado altos.


Escépticos

Los propietarios interesados disponen hasta el nueve de julio para trasladar a la Xunta sus propuestas, pero nada indica que esta convocatoria vaya a saldarse con más éxito que la anterior. El presidente de la asociación de vecinos del Orzán, José Luis Méndez, se mostró escéptico: “No crea que sea suficiente para promocionar una zona tan extensa. Quizás los tipos de facilidades que hacen falta para que la zona recupere los 50 edificios que están en ruinas precisan de un plan más completo, más ambicioso, y o simplemente poner allí un millón de euros”.


Por otro lado, Méndez reconoce que por primera vez en mucho tiempo está percibiendo actividad en la rehabilitación de edificios que llevaban mucho tiempo abandonados, lo que le parece una buena señal Sin embargo, hay que tener en cuenta que la normativa referente al Plan Especial de Protección y Reforma Interior (Pepri) de la ciudad vieja y Pescadería dificulta la posibilidad de rehabilitar los inmuebles como los dueños querrían.


Los promotores siempre han pedido que A Coruña adopte la Lei de Rehabilitación de 2018, que simplifica el proceso, y que obvie las intervenciones públicas directas, que nunca han alcanzado el éxito esperado. 


Conviene recordar el fracaso de la iniciativa lanzada durante el mandato pasado por la Marea Atlántica, con la que pretendían comprar diez viviendas que rehabilitarían antes de entregarlas en concepto de alquiler social. Tras dos convocatorias, consiguieron hacerse con cinco, pero las irregularidades del proceso obligaron a anularlo.

La Xunta destina un millón de euros a comprar viviendas para alquiler social en el centro de A Coruña